Satélite mexicano difundirá una misa

Llevará el evento de canonización de dos Papas

CIUDAD DEL VATICANO (Notimex y EFE) .- El satélite mexicano Satmex 8 formará parte de la red de nueve aparatos en órbita que permitirán la transmisión a todo el mundo de la canonización de los Papas Juan Pablo II y Juan XXIII.

Según informó Eutelsat Communications, el Satmex 8 permitirá la distribución al Continente Americano de la señal de video que se generará en la Plaza de San Pedro durante la ceremonia que presidirá el papa Francisco el domingo 27 de abril próximo.

“Es una página histórica. Con las últimas adquisiciones de operador Satmex alcanzamos una flota de 36 satélites y ahora cubrimos todo el mundo. Para este evento nueve satélites de la flota estarán ocupados para cinco horas de transmisión en directo”, señaló Renato Farina, director de Eutelsat Italia.

En enero pasado Eutelsat adquirió el 100% de Satélites Mexicanos S.A. de C.V, una operación que costó 831 millones de dólares.

Para la transmisión de la ceremonia se utilizarán tres satélites que cubrirán el Continente Europeo y dos respectivamente para Asia, Africa y América. Las imágenes permanecerán a disposición de los canales gratuitamente desde las 09 a las 14 horas local de Italia.”El satélite representa siempre un aliado válido para superar los confines geográficos y facilitar la difusión del mensaje del Papa en todo el mundo”, dijo Dario Edoardo Viganó, director del Centro Televisivo Vaticano (CTV), el organismo que generará la señal madre.”Asistiremos a una verdadera transmisión mundial en alta definición. Este es un récord en la historia de las telecomunicaciones fundado sobre la alta calidad de las imágenes, que representa un requisito irrenunciable para todos”, agregó.De hecho las imágenes que serán transmitidas desde El Vaticano tendrán ya un formato de alta definición y contarán con la tecnología 3D (tres dimensiones), más avanzada.Los equipos de producción incluirán 13 cámaras en 3D de última generación ubicadas de tal manera que permitirán una perspectiva capaz de hacer sentir a los telespectadores que están presentes en la Plaza de San Pedro.

Por otra parte, el empresario italiano Marcello Di Finizio tendrá vetado el acceso al Vaticano hasta que un tribunal de la Santa Sede le juzgue por encaramarse a la cúpula de la basílica de San Pedro en cuatro ocasiones en los dos últimos años, en protesta por la crisis.

Según declaró ayer el portavoz vaticano Federico Lombardi se trata de una decisión del juez del tribunal vaticano Gian Piero Milano, encargado de interrogar a Di Finizio, después de que ayer abandonara la cúpula, a la que se subió el sábado pasado.

Los medios señalan que el empresario durmió anoche en una celda de seguridad, tras ser detenido por la Gendarmería vaticana al descender de la claraboya en la que permaneció dos días.Lombardi aseguró que Di Finizio tuvo en todo momento, tanto durante la protesta como en su detención, “un tratamiento humano”.Tras el arresto, Di Finizio pudo comunicarse con sus familiares y se puso a su disposición un abogado para que le represente en el proceso judicial al que será sometido y cuya fecha aún no se ha fijado.El juez ha decretado la libertad provisional para Di Finizio hasta que se fije el juicio.En su cuarta protesta, el empresario italiano siguió el mismo método de las tres anteriores, subir hasta la linterna de la cúpula como un turista más para, una vez arriba, deslizarse por ella hasta una de las claraboyas, a la que se fija con arneses y sobre la que extiende una pancarta de grandes dimensiones.En su pancarta, dirigida en esta ocasión al papa Francisco y al presidente de Italia, Giorgio Napolitano, pedía que “se detenga todo esto”, en alusión a las políticas de austeridad.Esta vez Di Finizio llevaba también una tableta desde la cual publicó mensajes en su perfil de la red social Facebook sobre su estado anímico y de salud durante la protesta.La anterior vez que Di Finizio, residente en Trieste, se descolgó de la basílica de San Pedro había sido el 20 de mayo de 2013, donde permaneció dos días sujetado con cuerdas sobre uno de los “ojos de buey” de la cúpula.Previamente, el 30 de julio y el 3 de octubre de 2012 se había encaramado a la cúpula, donde permaneció hasta tres días para pedir al gobierno que ayudara a las pequeñas empresas italianas.




Volver arriba