Salen a “medir fuerzas”

Maduro culpa a Álvaro Uribe de hechos violentos

1 / 5


Una mujer con la imagen de una virgen y otra con una protesta pintada en el cuerpo durante la manifestación de ayer sábado contra el gobierno de Nicolás Maduro
Un enmascarado durante la manifestación del grupo opositor al gobierno venezolano. Los quejosos lamentan la represión sufrida el miércoles, en la que murieron 3 personas
Arriba, dos jóvenes trasladan a un herido durante el enfrentamiento de ayer. Foto de la izquierda, adeptos al gobierno de Venezuela participan en una manifestación por la paz en la Avenida Bolívar, de Caracas, donde escucharon un mensaje del presidente Nicolás Maduro


CARACAS, Venezuela.- Las fuerzas de seguridad venezolanas usaron ayer en la tarde gases lacrimógenos para dispersar a estudiantes que se dirigían a bloquear la principal autopista de la capital, en el cuarto día consecutivo de manifestaciones contra el gobierno.

El alcalde de Chacao, Ramón Muchacho, en cuyas inmediaciones se registró el incidente, declaró a la prensa que los estudiantes caminaban “pacíficamente en dirección a la autopista… cuando fueron repelidos con gases lacrimógenos”.

Trascendió que hubo cuando menos 10 heridos, pero ninguno de gravedad, como ocurrió el miércoles.

Miden fuerzas

Ayer, desde temprano, los grupos contrarios en Venezuela salieron a las calles a medir fuerzas, pues mientras seguidores del presidente Nicolás Maduro marcharon en Caracas contra las protestas de los últimos días, manifestantes adversos al mandatario se congregaron al otro lado de la ciudad.

Maduro, heredero político del fallecido Hugo Chávez, ha dicho que afronta un intento de golpe de Estado y responsabilizó a líderes de la oposición por los sangrientos enfrentamientos de hace unos días, que dejaron tres muertos y centenares de heridos graves.

La televisora oficial convocó a la marcha oficialista usando el eslogan de “No al fascismo”, mientras cientos se reunían en importante plaza agitando pendones con mensajes como “La revolución es amor y paz”.

Al otro lado, la oposición ya casi acumula dos semanas en las calles de Caracas y otras ciudades, demostrando su descontento a la gestión de Maduro, un ex canciller a quien acusan de generar una crisis de inflación y crimen.

Las manifestaciones son la última prueba de fuerza entre el presidente y la oposición, que protesta por el rápido deterioro de la calidad de vida en el país miembro de la OPEP.

Pero las manifestaciones también expusieron una fractura dentro de la oposición, donde el mayoritario sector moderado liderado por el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles sostiene que la violencia sólo favorece al gobierno.La noche del viernes, miles de manifestantes opositores que cerraron una autopista principal de la capital fueron replegados con bombas lacrimógenas y ráfagas de agua, en una batalla campal con los cuerpos de seguridad.Ayer en la mañana las calles de la zona amanecieron con paredes pintadas con grafitis, cristales rotos y escombros de barricadas improvisadas por los protestantes, en su mayoría estudiantes.Ayer, ante sus seguidores, Nicolás Maduro acusó al ex gobernante colombiano Álvaro Uribe (2002-2010) de estar detrás de la violencia en que degeneró la marcha estudiantil del miércoles y del canal NTN24, cuya señal censuró en el país sacándolo de la televisión por cable.

“Así lo declaro Álvaro Uribe Vélez está detrás, financiando y dirigiendo estos movimientos fascistas y pretendía a través de un canal de televisión antivenezolano hacer lo mismo que hicieron aquel 11 de abril del año 2002″, indicó, en alusión al fallido golpe contra el fallecido Hugo Chávez.

“Los medios internacionales, la mediática mundial, ya le hemos dado un mensaje muy claro a este canal de noticias donde detrás está la mano de un fascista enemigo de Venezuela Álvaro Uribe Vélez, fascista que está detrás de todos estos movimientos violentos que se desarrollan en Venezuela”, afirmó.Según Maduro, “el plan era comenzar a generar zozobra, miedo, odio, a justificar lo injustificable” y a llevar al país “hacia un escenario de desestabilización que justificara un golpe de Estado contra el pueblo”.

“Ese mismo una vez que constaté las denuncias que hacían muchos de ustedes tomé la decisión de sacar a ese canal fascista de las cableras venezolanas, que se vaya con su veneno al diablo”, añadió.- El canal colombiano de noticias NTN24, que se transmitía en Venezuela a través de varias operadoras de televisión por cable, denunció la “censura a la prensa libre” por la salida de la señal en este país en momentos en que hacía una cobertura amplia de lo que estaba sucediendo.El pasado miércoles marchas contra el Gobierno de Maduro acabaron con tres muertos en el caso de Caracas y decenas de heridos y detenidos en todo el país.El Gobierno ha acusado al dirigente opositor Leopoldo López de instigar esos hechos, mientras que sectores de la oposición señalan a Maduro de estar detrás de la violencia.AP, EFE y Excélsior




Volver arriba