Rostros de Santa Claus

En cada cultura adopta la imagen que mejor encaja

1 / 4


Dee Sinclair (abajo), personificando a Santa Claus, lee un cuento a niños en Atlanta. "Los niños no se fijan en el color. Ellos ven a un tipo gordo en traje rojo que da regalos", afirma. A la derecha, otro Santa Claus examina el regalo que dará a un niño a las puertas de una estación de policía de Filadelfia


ALBUQUERQUE, Nuevo México (AP).- En Atlanta, niños de distintas razas le entregan sus listas con deseos a un Papá Noel negro.

En Houston, Santa Claus luce un holgado traje rojo y baila al ritmo de jazz mientras reparte regalos en barrios mexicanos.

En las comunidades de indígenas Santa luce atuendos típicos encima de su traje rojo, recorre negocios y centros comunitarios de pueblos y reservas desde Nuevo México hasta el Pacífico norte.

El Santa Claus blanco de barba canosa de origen inglés y holandés da paso hoy en muchas comunidades a versiones de Santa multiétnicas. En un país con una creciente diversidad, Papá Noel tiene muchos rostros.

“Los chicos no ven su color. Ven un gordo en un traje rojo que reparte regalos”, expresó Dee Sinclair, de 50 años, quien se presenta como “el verdadero Santa negro” y que luce frondosa barba.

Dijo que en los 12 años que lleva haciendo de Santa ha posado con niños y adultos de distintos orígenes durante sus presentaciones en centros artísticos, fiestas privadas y encendido de luces de árboles de Navidad. “Lo que importa es el espíritu navideño”, afirmó Sinclair. No todo el mundo reacciona positivamente cuando se topa con versiones de Santa no tradicionales. En la Universidad de Indiana de Bloomington se distribuyó este mes una papeleta que preguntaba “¿puede Santa Claus ser un hombre negro”, con el objetivo de generar un debate sobre estereotipos raciales. La iniciativa, no obstante, provocó airadas reacciones ventiladas en las redes sociales porque también se preguntaba si un Papá Noel negro debía visitar solo guetos. Los boletines, que un portavoz de la universidad describió como bien intencionados, aunque errados, fueron retirados de circulación. La semana pasada un profesor de secundaria de Río Rancho, Nuevo México, fue castigado y tuvo que disculparse por decirle a un niño negro disfrazado de Santa Claus, “¿no sabes que Papá Noel es blanco? ¿Por qué te vistes así?”. Al profesor de le dio una licencia con goce de sueldo. También la semana pasada, la conductora de un programa de Fox News Megyn Kelly armó revuelo al decir en el aire: “A propósito, para todos los chicos que nos ven en sus casas, Santa es blanco”. Hizo su comentario durante una discusión en torno a un ensayo en el que se decía que los niños de otras razas se sienten alienados cuando ven un Santa Claus que es siempre blanco. Kelly explicó que trató de hacer un comentario gracioso, el cual no estuvo motivado por “temores ni prejuicios raciales”. El comentario, no obstante, fue explotado por numerosos comediantes. “¿Escuchaste el secreto de Santa?”, preguntó Kenan Thompson, disfrazado de Papá Noel, en Saturday Night Life, en NBC. “Bueno, tengo un secreto para ti: íSoy bien negro!”. Richard Reyes, de 62 años, de Houston, ha hecho de “Pancho Claus” por 32 años y dice que le sorprenden las polémicas sobre la raza de Papá Noel. Afirma que la imagen de Santa ha ido cambiando a lo largo de los años y que en su versión, tiene una chiva, un holgado traje rojo, anteojos para sol y un sombrero de fieltro. “En estos tiempos, es importante para los chicos ver a Santa en todas estas formas distintas”, manifestó Reyes. Andrew Chesnut, profesor de estudios católicos de la Virginia Commonwealth University, dijo que la representación de Papá Noel como un hombre blanco obedece más que nada a que fue una importación europea, que mezclaba elementos del folclore holandés, con su Sinterklass (Papá Noel), e inglés con las de San Nicolás, el obispo griego del siglo IV de lo que hoy es Turquía.

“Pero no hay razón alguna para que no sea representado como un negro o un hispano”, dijo Chesnut. “Vivimos en la sociedad más pluralista y diversa del planeta y eso va a suceder”.

Chesnut comparó la evolución de Santa con la de la Virgen de Guadalupe, santa patrona de México. La imagen fue inspirada por una Virgen María española negra, que llegó a ser un ícono indígena en las Américas, señaló. El centro comercial Baldwin Hills Crenshaw Plaza, en el centro del sector de población predominantemente negra de Los Angeles, presenta desde hace más de diez años dos Santas, uno negro y otro hispano, que se toman fotos con los visitantes. “Ha sido algo grandioso”, comentó la directora de marketing del mall Rachel Erickson. “Estos Papás Noel han entablado relaciones con las familias, que vienen año tras año”. “(Santa Claus) Refleja la región donde vives. Es de todos”, dijo Xavier Garza, autor de “Charro Claus and the Tejas Kid”, un libro de niños bilingüe sobre el “primo mexicano” de Santa Claus.

En el libro, el Charro Claus se niega a permitir que “la lluvia, el viento o los muros en la frontera” le impidan entregar juguetes a los niños del valle del río Bravo en Texas. Un polvo mágico transforma un viejo traje de mariachi en una estupenda indumentaria con lentejuelas doradas y plateadas y viejos burros en personajes enmascarados de lucha libre que ayudan al Charro Claus a entregar los juguetes. El libro “The Native American Night Before Christmas” (La víspera de la Navidad de los americanos nativos), de Gary Robinson y del cual se ha hecho un cortometraje, tiene a un Papá Noel indio que visita a los chicos con un equipo de búfalos blancos voladores que reparten artículos, pan y otros bienes. “Igual que con Jesús, cada cultura adopta la imagen que mejor encaja”, señaló el escritor Gary Robinson. “Y es perfectamente aceptable hacerlo con Santa”.




Volver arriba