Resistencia a la idolatría

Pide el Papa no adorar el dinero, poder o la vanidad

El papa Francisco y Antonio María Rouco, arzobispo de Madrid

CIUDAD DEL VATICANO (Notimex).- El papa Francisco imploró ayer por sacerdotes que resistan a la idolatría del dinero, de la vanidad, de la soberbia y a la idolatría del poder, durante el sermón de su misa privada matutina, en la capilla de su residencia vaticana.

El Pontífice advirtió que ser “prisioneros” del dinero, aunque haya sido ganado honestamente, de las propias certezas e “intereses”, aleja a los hombres de Dios.

Además estableció que actualmente muchos jóvenes “buenos” sufren ese tipo de infelicidad y por ello no responden a la llamada de Dios para convertirse en presbíteros y religiosas.

Francisco partió en su reflexión del pasaje bíblico sobre el hombre rico que le preguntó a Jesús qué debía hacer para alcanzar la vida eterna y se alejó entristecido cuando Cristo le respondió: “Vende tus bienes y ven conmigo a predicar el evangelio”, cito el Pontífice.

“Él hizo su elección: el dinero. El corazón lleno de dinero. Pero no era un ladrón, un reo: no, no, ¡no! Era un hombre bueno que nunca había robado, ¡nunca! ¡Nunca había engañado! Era dinero honrado. Pero su corazón estaba prisionero allí, estaba ligado al dinero y no tenía la libertad para elegir. El dinero eligió por él”, refirió.

Papa | Jóvenes

El papa Francisco habló ayer de la idolatría del dinero y del corazón de los jóvenes

Vaciar el corazón

El Pontífice reconoció que muchos jóvenes están contentos de seguir a Cristo pero “tienen el corazón lleno de otra cosa”, no tienen la valentía para vaciarlo, se echan atrás y su alegría se convierte en tristeza.

Clamor por los jóvenes

Además clamó para que el corazón de estos jóvenes pueda vaciarse de otros intereses, de otros amores y que se libere, para que puedan seguir de cerca a Jesús. Ayer, el Papa saludó a arzobispos de todo el mundo, incluyendo arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela.



Volver arriba