Renuncia “libre y válida”

El Papa emérito sale al paso de especulaciones

Benedicto XVI en una ceremonia en la Basílica de San Pedro

CIUDAD DEL VATICANO (AP) .- El papa emérito Benedicto XVI desmintió recientes especulaciones en torno a que fue presionado para renunciar y dijo que tomó esa decisión solo y de manera libre.

Benedicto XVI dio esa explicación en un escrito dirigido a Andrea Tornielli, corresponsal del periódico “La Stampa”, en medio de nueva ola de especulación acerca de las razones que lo llevaron a renunciar al acercarse el primer aniversario de su separación, la primera vez que un Pontífice deja el cargo en más de 600 años.

En el documento escribió: “No hay un mínimo de duda acerca de la validez de mi renuncia al ministerio de Pedro. La única condición para su validez es la absoluta libertad de la decisión. Especular acerca de la invalidez es simplemente absurdo”.

Benedicto XVI, de 86 años, también defendió su decisión de seguir usando los ropajes blancos del Papa al sostener que no tiene otra vestimenta disponible.

Los medios volvieron a especular sobre las razones que llevaron a Joseph Ratzinger a renunciar. El periodista italiano Antonio Socci insinuó la semana pasada en el periódico de tendencia conservadora “Libero” que su dimisión podría ser inválida ya que obedeció a las presiones de un grupo de cardenales opositores a él.

Sin embargo, Benedicto XVI dejó claro desde el comienzo de su papado que podría no concluir con su muerte. En el libro “Luz del Mundo”, en 2010, escribió: “Si un Papa se da cuenta claramente de que no es física, sicológica y espiritualmente capaz de manejar las responsabilidades del cargo tiene el derecho, y bajo algunas circunstancias, también la obligación de renunciar”.

Benedicto XVI hizo sorpresiva aparición el pasado fin de semana en la ceremonia de designación de 19 cardenales. Fue la primera ocasión que él y Francisco, el actual Papa, aparecieron juntos en una ceremonia litúrgica, lo que de inmediato desató la especulación en torno a la posible reintegración de Ratzinger a las actividades de la Iglesia.




Volver arriba