Regalo navideño del Papa

El Pontífice visita a niños enfermos de un dispensario

1_151213p2dos01photo01
1 / 2




CIUDAD DEL VATICANO (EFE).- El papa Francisco visitó ayer el dispensario pediátrico de Santa Marta, una institución caritativa en el Vaticano que ofrece servicios médicos a las familias que lo necesiten, a las que el Pontífice recibió en audiencia para agradecerles su amor.

Durante la visita a las instalaciones de esta institución vaticana, creada hace 90 años por el papa Benedicto XV, el Pontífice argentino estuvo acompañado por su Limosnero, el obispo Konrad Krejewski, entre otros religiosos y voluntarios.Además de la visita de la instalación, el papa celebró una audiencia en el aula Pablo VI donde homenajeó a la directora de la institución, la monja Antonietta Collacchi, “el testimonio de una madre”, según Francisco.Después se dirigió hacia las familias presentes, quienes le recibieron con vítores y le regalaron un pastel.

“Les doy las gracias por visitarme, por el amor que tienen, por la alegría de estos niños, por los regalos y por la tarta, que es preciosa, aunque luego les diré si está buena o no”, bromeó.

Al final del acto, el papa fue saludado por Elisabetta, procedente de Paraguay y madre de un niño asistido por el dispensario, quien se dirigió al pontífice en español.La estructura vaticana, actualmente regida por las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, acoge a 270 familias y en 2013 se registraron más de 3,500 visitas médicas y 120 ingresos de nuevas familias, según afirmó Radio Vaticana.Dichas familias proceden, en mayor medida, de estados latinoamericanos como Perú, Ecuador, Venezuela, Colombia, El Salvador o Guatema, africanos como Marruecos, Nigeria o Tunez y de Europa del Este, como Rumanía, Moldavia, Albania e Ucrania. Por otra parte, el papa Francisco regalará tarjetas telefónicas y billetes para el transporte público a las familias más necesitadas de la capital italiana, un obsequio que se distribuirá en un sobre sellado por la Santa Sede para felicitarles por la Navidad, informó ayer el Vaticano en un comunicado.

El Papa ordenó a su Limosnero repartir en su nombre un pequeño obsequio “que pueda ser de utilidad” para los más necesitados de Roma. Se trata de 2,000 sobres con una tarjeta telefónica y un billete para el metro, de 24 horas de duración, además de una imagen firmada por el Sumo Pontífice.

El sobre, según ha explicado el Vaticano, estará ya sellado por la propia Santa Sede para facilitar su envío y será repartido por los voluntarios que asisten de noche o por el propio limosnero en comedores sociales y en conventos de las Hermanas de Madre Teresa de la ciudad.Para contribuir al regalo navideño del pontífice argentino, la Agencia Municipal de Transportes de Roma (ATAC, en sus siglas en italiano) ha aportado 4,00 billetes para el transporte público romano.

El Vaticano, por su parte, se encargará de los sobres, los sellos, la tipografía y las tarjetas telefónicas.No es la primera vez que el papa Francisco ordena una labor similar a Krajewski.El pasado 11 de octubre, Bergoglio ordenó repartir tarjetas telefónicas entre los inmigrantes de la isla meridional italiana de Lampedusa para que “pudieran llamar a sus familiares”, una semana después del naufragio en el que perdieron la vida 366 inmigrantes somalíes y eritreos.

En tanto, en ceremonia realizada ayer, el Cardenal italiano Velasio de Paolis, delegado pontificio para los Legionarios de Cristo, ordenó sacerdotes a 31 integrantes de dicha congregación, entre ellos doce mexicanos y dos argentinos.Los 31 nuevos sacerdotes de la Legión de Cristo tienen una edad media de entre 30 y 35 años y provienen 12 de México, ocho de Estados Unidos, tres de Brasil, dos de Argentina y uno de Italia, Alemania, Francia, Canadá, Colombia y Chile, explicó la congregación.

De los nuevos sacerdotes, 16 iniciaron su discernimiento vocacional y su formación en los seminarios menores de la Legión De Cristo, mientras que el resto ingresó directamente en el noviciado al finalizar sus estudios o después de haber tenido alguna experiencia laboral.A la ceremonia, celebrada en la basílica romana de San Juan de Letrán, la catedral de Roma, asistieron unas 2,000 personas, entre familiares de los nuevos sacerdotes y miembros de la Legión de Cristo.

Durante su celebración, De Paolis destacó la “fidelidad” de los nuevos sacerdotes a la congregación a pesar de los “momentos difíciles” que la Legión ha vivido en los últimos años.”Vosotros no lo habéis elegido (el sacerdocio) sino que Jesús os ha elegido a vosotros. Con los momentos difíciles de los últimos años ha puesto a prueba vuestra fidelidad a la vocación y vuestra pertenencia a la legión”, recordó el cardenal durante su homilía.

La Legión de Cristo está formada por 4 obispos y 932 sacerdotes y también cuenta con 70,000 miembros de la Asociación Regnum Christi (los legionarios laicos).Fue fundada en México en 1941 por el sacerdote Marcial Maciel (1920-2008), condenado por el papa Benedicto XVI por los abusos sexuales cometidos durante décadas contra seminaristas.En julio de 2010, Benedicto XVI nombró al cardenal De Paolis, de 75 años, comisario para la Legión, con el fin de sanearla y revisar las bases y su sistema de autoridad.

Actualmente y “después de tres años de profunda renovación espiritual”, según se explica en el comunicado, la congregación está llevando a cabo una asamblea general que concluirá con el Capítulo General de la Legión de Cristo el próximo enero, mes en el que se promulgarán unas nuevas constituciones para la misma congregación y para su Asociación Regnum Christi.




Volver arriba