Reconocen los abusos

Afrontaron riesgo de desaparecerlos Legionarios

1 / 2


El arzobispo italiano Velasio de Paolis, a quien el papa Benedicto XVI encargó la labor de supervisar a los Legionarios de Cristo en 2006


ROMA (EFE).- Los Legionarios de Cristo reunidos en su Capítulo General en Roma expresaron ayer su reprobación de los comportamientos “gravísimos y objetivamente inmorales” de su fundador Marcial Maciel y pidieron perdón a las víctimas.

La declaración, expuesta en un comunicado, reconoce que la congregación religiosa “corrió el peligro de desaparecer” y que “la ayuda de la Santa Sede fue imprescindible para descubrir cómo la personalidad y el modo de actuar de Maciel estaba afectando a la congregación”.

Además, “los Legionarios de Cristo piden perdón a todas las personas afectadas por su conducta y por las deficiencias” registradas.

Asimismo, lamentan “que muchas víctimas y personas afectadas hayan esperado en vano una petición de perdón y de reconciliación del padre Maciel”.

“Hoy queremos hacerla nosotros, expresando nuestra solidaridad con todas ellas”, afirman en la declaración.

Asimismo, admiten que fueron incapaces de creer al inicio “en los testimonios de las personas que habían sido víctimas del Maciel” y lamentan “el largo silencio institucional y, más adelante, los titubeos y errores de juicio a la hora de informar”.

“Pedimos perdón por estas deficiencias que han aumentado el dolor y desconcierto de muchos”, añaden en su declaración, en la que afirman también que saben que “éste es el inicio de un camino” y que queda mucho por hacer.”Todo esto exige no sólo un cambio de textos legislativos, sino una conversión continua de mente y corazón”, afirman, y añaden que están “comprometidos a continuar con humildad este proceso de renovación y conversión”.La renovación de los Legionarios deberá ser total, porque, como ellos mismos indican, no podrán volver a proponer ningún texto de Maciel, en los que se basaba la congregación.También piden perdón a todos aquellos que la abandonaron tras los escándalos por no haber sido escuchados.El comunicado informa además de que han sido concluidos los informes sobre doce casos presentados y que “se ha contribuido, en lo humanamente posible, a aliviar las heridas de las víctimas y a fomentar la reconciliación”.Piden además al nuevo gobierno de la congregación “que mantenga este compromiso de seguir buscando la reconciliación”.En otro apartado, subrayan que en las auditorías internas y externas “no se han encontrado malversaciones de dinero u otras irregularidades en los ejercicios fiscales revisados”.

Marcial Maciel fue investigado durante años por abusos sexuales a seminaristas y además se descubrió que había tenido varios hijos con diferentes mujeres.

El papa Benedicto XVI, en 2006, le apartó de la congregación por sus “gravísimos e inmorales” comportamientos y por la vida que llevó “sin escrúpulos y sin verdadero sentimiento religioso” y ordenó una inspección en 2010.

También encargó al arzobispo italiano Velasio de Paolis que supervisara la congregación.”Nuestro fundador falleció en 2008 y suplicamos para él la misericordia de Dios. Al mismo tiempo queremos expresar nuestro hondo pesar por el abuso de seminaristas menores de edad, los actos inmorales con hombres y mujeres adultos, el uso arbitrario de su autoridad y de bienes, el consumo desmesurado de medicamentos adictivos y el haber presentado como propios escritos publicados por terceros”, reconoce el texto difundido ayer.Los Legionarios afirman también que les resulta incomprensible “la incoherencia de seguirse presentando durante décadas como sacerdote y testigo de la fe mientras ocultaba estas conductas inmorales”.

Nuevo dirigente

Por otra parte, los Legionarios de Cristo eligieron al sacerdote mexicano Eduardo Robles Gil como su nuevo director general, quien deberá conducir la congregación en una nueva etapa que busca dejar atrás los escándalos.

Más de 15 días tardó en llegar el visto bueno del Vaticano a la elección del nuevo superior, ya que las votaciones para conformar el nuevo gobierno de la Legión tuvieron lugar el pasado 20 de enero, en una asamblea de representantes conocida como Capítulo.

En esas dos semanas el Papa intervino personalmente en la elección y ordenó incluir a dos sacerdotes considerados “reformadores” como miembros del Consejo General del instituto religioso.

Se trata de Juan José Arrieta, quien será también el vicario general y por lo tanto tendrá un rol de primer nivel, y Juan María Sabadell, quien hace algunas semanas publicó una carta abierta pidiendo perdón a las víctimas del fundador.

La iniciativa personal de Sabadell generó diversas reacciones al interior de la Legión, que todavía debe hacer cuentas con los delitos de abuso sexual cometidos por Marcial Maciel.La mañana de ayer el secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, José Rodríguez Carballo, comunicó personalmente la confirmación del Vaticano a los elegidos.Desde el 8 de enero pasado 61 delegados de la congregación participan en el Capítulo General Extraordinario, que tenía justamente entre sus objetivos designar a los nuevos directivos.El Capítulo también eligió al mexicano José Gerardo Cárdenas Jiménez como administrador general y al alemán Clemens Gutberlet como procurador.La designación de los nuevos superiores marca el final de la era de aquellos que heredaron el poder directamente de Maciel. En 2005, Alvaro Corcuera había sido elegido superior sucediendo en el puesto al fundador.”Acepté ser director general porque tengo muchísima confianza no solamente en Dios y en la Iglesia, sino también porque confío en las personas: en los legionarios, los consagrados y las consagradas, en los miembros del Regnum Christi”, dijo Robles en declaraciones difundidas por la congregación.”Ellos están dando su vida según el estado y condición a la que han sido llamados. Si yo considerara que estoy solo, no hubiera podido aceptar”, apuntó.

Eduardo Robles Gil

Trayectoria

El nuevo director general de los Legionarios de Cristo nació en 1952 en la ciudad de México e ingresó a la congregación en 1977. Fue ordenado sacerdote en 1983 en su ciudad natal. Trabajó principalmente en España, Brasil y México y fue director de colegios, administrador territorial durante dos años y director de varias secciones del movimiento “Regnum Christi”. Colaboró en la fundación de ambas instituciones en Brasil. En enero de 2011 fue nombrado por el cardenal Velasio De Paolis, delegado pontificio para la reforma de la congregación, como miembro de la Comisión de Acercamiento para atender a las personas afectadas por Maciel. Desde agosto de 2013 era director territorial en México, cargo que desempeñaba hasta ahora.




Volver arriba