Rebeldes atacan naves de EE.UU.

Participaban en el desalojo de civiles en Sudán del Sur

JARTUM (EFE).- Los rebeldes sursudaneses atacaron ayer dos aviones de Estados Unidos que iban a desalojar civiles en la ciudad de Bor, hiriendo a cuatro soldados estadounidenses, en medio de un agravamiento del conflicto en el estado petrolero.

Bor, capital del estado de Jonglei, está en manos de los insurgentes desde hace tres días y se ha convertido en uno de los puntos más calientes de la actual crisis.

Los rebeldes, dirigidos en Jonglei por el general Peter Gadet, dispararon contra dos aeronaves estadounidenses y dos ugandesas, alcanzando a una de las primeras.

Según confirmó el Departamento de Defensa de EEUU, cuatro de sus soldados resultaron heridos cuando trataban de aterrizar en Bor para desalojar a ciudadanos estadounidenses que trabajan para la ONU.

Violencia étnica

La aeronave abortó la misión y se desvió a una pista aérea fuera del país, mientras que los heridos fueron trasladados a Kenia.

Una base del organismo internacional fue atacada hace dos días en la ciudad de Akobo, en Jonglei, por miembros de la tribu Lou Nuer, que mataron a dos cascos azules indios y a 20 civiles Dinka.

El conflicto está marcado por la violencia étnica, ya que el presidente sursudanés, Salva Kir, pertenece al clan Dinka, y el ex vicepresidente Riak Mashar, acusado del intento de golpe de Estado, al Lou Nuer.

Pese a estos sucesos, el portavoz de las Fuerzas Armadas sursudanesas, Phillip Aguer, informó hoy a Efe por teléfono de que sus tropas han logrando “avances” en Jonglei.Durante la campaña militar se están utilizando aviones de combate, indicó Aguer, que negó que fuerzas ugandesas participen en las operaciones militares.Hay informaciones de que tropas de Uganda se han desplegado en zonas de Sudán del Sur y están ayudando a las autoridades a recuperar el control de la situación.Al respecto, el ministro de Información de Sudán del Sur, Michael Makaui, negó en declaraciones difundidas por la televisión oficial, que la aviación ugandesa esté bombardeando Bor.”Las únicas fuerzas ugandesas presentes en territorio sursudanés son una unidad dependiente de un contingente mixto de Sudán del Sur, Kenia y Uganda, desplegada en las fronteras de estos tres países para proteger su seguridad”, añadió.El otro estado donde se desarrollan los combates más duros es el de Unidad, donde se encuentran los principales yacimientos petroleros de Sudán del Sur.Aguer aseguró que el ejército mantiene el control de este estado y de su capital Bentiu, como también hizo el jefe de Estado Mayor, el mariscal James Hoth Mai.Ambos rechazaron que el comandante de la cuarta división del Ejército, desplegada en Unidad, James Koang, haya desertado y se haya unido a las filas rebeldes, como apuntaron algunas fuentes.Los enfrentamientos entre ambos bandos se intensificaron ayer en esta zona y el mismo portavoz de la misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS), Joseph Contreras, indicó entonces que hay dudas sobre qué bando domina Bentiu.El jefe del Estado Mayor subrayó que “de manera general las unidades militares desplegadas en el territorio sursudanés no tienen problemas, salvo en el estado de Jonglei”.Se han producido, además, combates en torno a algunos campos petroleros de Unidad, pero la producción no se ha visto afectada porque los choques no se han desarrollado en el propio yacimiento, insistió el ministro de Información.Sudán del Sur es escenario desde la intentona golpista del domingo pasado de combates y de una escalada de la violencia étnica que ha causado centenares de muertos.Para tratar de evitar que esta crisis derive en una guerra civil, varios países africanos -Etiopía, Kenia, Uganda, Sudán, Somalia y Yibuti- están mediando, y Washington ha decido a mandar a un enviado, el embajador Donald Booth.El joven país afronta el mayor desafío desde su nacimiento en julio de 2011, tras independizarse de Sudán, con un futuro incierto debido a la brecha abierta entre ambos bandos.El Gobierno sursudanés anunció hoy en un comunicado que está dispuesto a iniciar un “diálogo sin condiciones” con Mashar, que pide que Kir abandone el poder.Makuei, también portavoz gubernamental, aseguró que están preparados para mantener conversaciones “en todo momento con cualquier grupo rebelde, incluido Mashar”. EFE




Volver arriba