Piden comparar las investigaciones sobre la muerte de Arafat

Suha Arafat (izquierda), acompañada del abogado Pierre Olivier (derecha), durante una rueda de prensa en París, Francia, hoy martes 3 de diciembre de 2013.- (AP Photo/Jacques Brinon)

Suha Arafat (izquierda), acompañada del abogado Pierre Olivier (derecha), durante una rueda de prensa en París, Francia, hoy martes 3 de diciembre de 2013.- (AP Photo/Jacques Brinon)

PARÍS, Francia.  (EFE).- Suha Arafat, viuda del histórico líder palestino Yaser Arafat, fallecido en 2004 en París, pidió hoy que se crucen los datos de las investigaciones al respecto después de que hoy se conociera que expertos franceses excluyen la tesis del envenenamiento.

En rueda de prensa en París, acompañada de sus abogados, la viuda de Arafat dijo que confía “en la justicia y en la ciencia”, y sobre el informe que excluye el envenenamiento de su marido agregó- “verdaderamente, ¿qué hay que pensar?”.

Suha Arafat pidió que la Justicia francesa compare la investigación de expertos suizos, que apuntan a que su marido fue asesinado por envenenamiento, con la de los científicos franceses, que creen que murió como consecuencia de una infección generalizada.

La viuda de Arafat pidió expresamente que los responsables suizos entreguen su investigación a la Justicia gala.

“Debemos continuar. No es más que el principio. No es la sentencia, es solo la conclusión de los expertos”, insistió la viuda de Arafat.

El análisis de los expertos franceses fue revelado hoy y ha sido realizado tras la investigación abierta por la Fiscalía de Nanterre, cerca de París, sobre las sospechas de envenenamiento a Arafat.

La investigación científica realizada en Suiza de los restos del histórico dirigente palestino estableció, a comienzos del pasado mes de noviembre, como la opción “más coherente” que muriera por envenenamiento, aunque no ofreció resultados concluyentes.

Esos análisis suizos, revelados por el canal catarí Al Yazira, establecieron que se encontraron altos niveles de polonio en las costillas y la pelvis de Arafat, así como en la tierra sobre la que se colocó su cadáver.
Los abogados de Suha Arafat destacaron que hay una “contradicción” entre las dos causas -en Suiza y en Francia- puesto que los suizos estiman que el cuerpo contaminó la tierra mientras que los franceses creen que sucedió al revés.

Arafat comenzó a sufrir síntomas de un trastorno gastrointestinal el 12 de octubre de 2004 y, tras una serie de complicaciones que agravaron su estado, fue trasladado desde Ramala al hospital militar de París, donde murió el 11 de noviembre de ese mismo año.

Su viuda ha defendido desde entonces que el antiguo líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) fue envenenado por alguien de su entorno cercano.

Suha pidió la exhumación del cadáver de Arafat en julio de 2012, después de que Al Yazira emitiera un reportaje exclusivo sobre su muerte, en el que se concluía que pudo fallecer envenenado con polonio 210, una sustancia altamente radiactiva encontrada en sus objetos personales.

Los rumores del supuesto envenenamiento existían desde que el líder palestino abandonó la mukata (la sede del gobierno palestino en Ramala) con dirección a París y la investigación de Al Yazira no hizo sino reabrir las sospechas.

La viuda de Arafat decidió entonces presentar una denuncia por presunto asesinato ante el Tribunal de Gran Instancia de Nanterre, pero no acusó a nadie en particular porque para referirse al autor de esos supuestos hechos se sirvió de la fórmula de demanda “contra X”.

Etiquetas:, ,