Pescadores se sorprenden del rescate con vida del náugrago salvadoreño

San Cristóbal de las Casas (EFE).- Compañeros del pescador salvadoreño que apareció en los últimos días en las Islas Marshall, José Alvarenga, expresaron hoy su sorpresa por el hecho de que haya sobrevivido catorce meses en alta mar, a la deriva.
“Esto hoy es una sorpresa, es una cosa que no se cree, vivir 14 meses a sol, agua, frío, tempestades, es un récord”, declaró a los periodistas Williams Decuir Uscanga, uno de los pescadores que salieron al de marzo el mismo día en que se perdió el rastro de Alveranga.
Alvarenga, quien vivía desde hace varios años en Costa Azul, en Chiapas, fue hallado la semana pasada en un remoto atolón de las Islas Marshall tras haber pasado más de un año a la deriva en el Pacífico.
El 20 de noviembre de 2012, el superviviente salvadoreño, conocido como “La Chancha”, salió a pesar tiburón en una lancha de 7 metros y fibra de vidrio junto con Ezequiel Córdova, un joven de la comunidad El Fortín.
Ese mismo día salieron otras dos embarcaciones, cada una con dos pescadores a bordo, pero solo una de ellas fue encontrada por la Armada varios días después.
Los pescadores habían reportado por radio que enfrentaban problemas debido a una tormenta. Las autoridades pusieron en marcha una intensa búsqueda durante varios días, con el apoyo de avionetas y helicópteros, que terminó con el rescate de solo dos pescadores, recordó Decuir.
De los otros cuatro tripulantes ya nada se supo, añadió.
Guillermina Morales, que atiende un comedor en la localidad pesquera, recordó que “La Chancha” llegó a la zona “hace varios años acompañado de su hermano” pidiendo trabajo.
Su hermano se fue para EE.UU., pero él “se quedó desde entonces”, contó Morales, quien describió al pescador como alguien “alegre” y “tranquilo”.
Al cumplirse un año de su desaparición, “les dije a los muchachos que le tiraran sus flores al mar, le prendí una veladora”, comentó.
Sin embargo, el 30 de enero de 2014 su barco reapareció en un arrecife cerca de Ebon, un remoto atolón de las Islas Marshall.
Alvarenga dijo que su compañero murió varios meses después de estar en alta de Marzo y explicó que él había sobrevivido bebiendo la sangre de tortugas cuando le faltaba agua de lluvia y comiendo quelonios, aves y peces que cazaba con las manos.
El salvadoreño fue dado ayer de alta del Hospital de Majuro, la capital de las Marshall, y trasladado a un alojamiento temporal a la espera de su repatriación.
Según fuentes de inmigración de las islas, funcionarios de la embajada de México en Filipinas tienen previsto llegar mañana al país para coordinar el viaje.
Sus compañeros lo esperan en México para que les cuente cómo logró sobrevivir tanto tiempo. “Es un récord”, insistió Belarmino Rodrìguez, un pescador de 54 años, quien consideró extraordinario su regreso después de 14 meses.




Volver arriba