ONU- Panorama de tortura “generalizada” en México, con matices

 

MÉXICO (EFE).- Un panorama de tortura “generalizada” por parte de agentes del Estado en México, matizado por algunos avances en el combate a esta práctica, describió hoy el relator especial de la ONU en la materia, Juan Méndez, al cabo de una visita de 12 días al país.

“Aún persiste una situación generalizada del uso de la tortura y malos tratos en México”, dijo Méndez en una rueda de prensa en las oficinas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en México para exponer las conclusiones preliminares de su estancia en el país.

Refirió que pese a que los organismos oficiales nacionales y estatales de control y de derechos humanos le reportaron una baja en el número de denuncias de tortura y malos tratos en los últimos dos o tres años, durante su estancia recibió “un alarmante número de quejas y testimonios verosímiles” y observó “casos documentados respecto a estas prácticas por parte de diversas autoridades”.

Entre tales autoridades mencionó a las Fuerzas Armadas, las policías municipales, estatales y federales, y los agentes ministeriales estatales y federales.

En general, indicó, las denuncias y testimonios recibidos se refieren al uso de la tortura y los malos tratos en las etapas inmediatamente posteriores a la privación de la libertad y antes de la puesta a disposición de un detenido ante un juez.

“El uso de la tortura y los malos tratos aparecen excesivamente relacionados a la obtención forzada de confesiones y a la averiguación de información”, dijo el relator, y expresó su preocupación por “el elevado número de alegaciones relacionadas con la fabricación de pruebas y la falsa incriminación de personas” como consecuencia del uso de esas prácticas.

Indicó que una amplia mayoría de los casos denunciados comienza con la intrusión sin orden de cateo en domicilios o la detención sin orden judicial, seguida por la destrucción y robo de propiedad, golpes y amenazas a las víctimas, familiares o demás personas presentes.

“Las alegaciones se refieren repetidamente al uso de insultos y amenazas para intimidar a las víctimas; los golpes tanto con puños, pies y palos en diversas partes del cuerpo; el uso de bolsas para causar asfixia; los toques eléctricos con la llamada ‘chicharra’, generalmente en los genitales; la desnudez forzada; la asfixia húmeda; la suspensión, y la violencia sexual”, abundó.

El relator manifestó también su “extrema preocupación” por el escaso número de investigaciones efectivas por estos delitos y la ausencia casi absoluta, tanto a nivel federal como estatal, de sentencias condenatorias, “lo que conlleva a una persistente impunidad”.

Con todo, aclaró que hablar de una situación de tortura generalizada no implica que sea “deliberada, sistemática ni masiva”, ni que esté impulsada por “altos dirigentes” del Estado, sino que involucra a “prácticamente todas las corporaciones que hacen arrestos en este país”.

Reconoció que México atraviesa por una compleja situación en cuanto a seguridad pública, en particular en lo relativo a la lucha contra el crimen organizado, y celebró el desarrollo de nuevas estrategias gubernamentales en este ámbito que incorporan una perspectiva de derechos humanos.

También calificó de “muy prometedora” la reforma constitucional de 2011 que fortalece el sistema de aplicación de las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, y dijo esperar que “las leyes de implementación de esta reforma sean adoptadas a la mayor brevedad posible”..

Agradeció al Gobierno mexicano por haberle “permitido el acceso irrestricto a los lugares de detención” de su elección y que haya podido realizar sus entrevistas en general bajo sus propios términos

Sin embargo lamentó que le fuera negado el acceso a la Agencia Estatal de Investigaciones de la Procuraduría de Justicia (fiscalía) del estado norteño de Nuevo León, establecimiento respecto del cual recibió “varias denuncias de tortura y malos tratos” presuntamente cometidos allí.

“Confío en que México tiene las condiciones adecuadas para fortalecer la prevención de la tortura y los malos tratos y avanzar hacia su definitiva erradicación”, puntualizó Méndez, de nacionalidad argentina,

La Secretaría de Relaciones Exteriores indicó en un comunicado que la visita del relator comprendió más de 35 reuniones con un centenar de servidores públicos al más alto nivel, entre los que destacan el procurador general (fiscal) así como funcionarios de las secretarías de Gobernación, Defensa, Marina y de la propia cancillería.

El informe final sobre la visita será presentado por el relator al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en junio de 2015 en marzo de 2015.




Volver arriba