Hillary Clinton acusa a republicanos de “politizar la tragedia” de Bengasi

WASHINGTON (EFE).- La exsecretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton dijo que no participará en un “intercambio de golpes políticos” sobre el ataque al consulado de Bengasi (Libia) en 2012 y criticó que se intente “politizar la tragedia”, en referencia a los republicanos, en un extracto de su libro de memorias divulgado hoy.

“No seré parte de un intercambio de golpes políticos sobre las espaldas de estadounidenses muertos. Está simplemente mal y no está a la altura de nuestro gran país. Aquellos que insisten en politizar la tragedia tendrán que hacerlo sin mí”, afirma Clinton en un capítulo de sus memorias “Hard Choices” (Decisiones difíciles).

El libro, que se publicará en junio, supone un recuento de sus años como jefa de la diplomacia de Estados Unidos dentro de la Administración del presidente Barack Obama.

Clinton dedica un capítulo completo al atentado de Bengasi, perpetrado el 11 de septiembre de 2012 y en el que fallecieron el embajador estadounidense en Libia, Chris Stevens, y tres empleados estadounidenses de la embajada.

“Aquellos que explotan esta tragedia una y otra vez como una herramienta política minimizan el sacrificio de aquellos que sirvieron a nuestro país”, agrega la exssecretaria de Estado, que suena como posible candidata demócrata a las elecciones de 2016.

El 12 de junio, el sucesor de Clinton, John Kerry, comparecerá ante el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes para hablar del ataques al consulado, a petición de los congresistas.

Los republicanos han acusado a la Administración Obama de ocultar documentos y engañar sobre los motivos del ataque al consulado de Bengasi y ocultar información al respecto.

Clinton ya compareció en su momento ante el Congreso en una audiencia para explicar lo sucedido.

En su libro, expresa su respeto por el papel de “supervisor” del Congreso, pero subraya que muchos de los legisladores republicanos “son un disco roto sobre cuestiones sin responder”.

“Pero hay una diferencia entre preguntas sin respuesta y aquellas no escuchadas”, precisó, y criticó el lamentable volumen de desinformación, especulación y simple engaño por algunos en política y medios de comunicación”.

La Administración Obama defendió, en un principio, que el ataque se había producido como parte de la ola de protestas en varios países musulmanes contra un vídeo, realizado en EE.UU. y publicado en internet, en el que se satirizaba la figura de Mahoma.

No obstante, finalmente reconoció que había sido un atentado orquestado previamente para hacerlo coincidir con el aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001.




Volver arriba