Condena ONU ‘flagrante’ desprecio al derecho humanitario en Alepo

 

GINEBRA (Notimex).- La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, condenó el ‘flagrante desprecio por los derechos humanos internacionales y el derecho humanitario por el gobierno y algunos grupos armados en Siria.

‘El pueblo de Alepo ha estado viviendo en condiciones terribles, con bombardeos y ataques indiscriminados aéreos que se han intensificado en los últimos seis meses’, manifestó Pillay.

‘Agregando a esta tremenda dificultad, la infraestructura esencial de estas comunidades, incluyendo sus sistemas de agua, han sido dañados en varias ocasiones’, señaló.

‘La escasez de agua en algunas zonas de la ciudad de Alepo sigue planteando amenazas graves de salud a decenas de miles de personas, incluyendo algunos barrios de la Ciudad Vieja, donde al parecer no tienen acceso a agua potable desde hace cinco meses’, deploró.

Según la información recibida por la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la red de agua en Alepo ha tenido que ser reparada docenas de veces en abril pasado, en su mayoría para arreglar los daños causados por los bombardeos aéreos.

Algunos de los puntos dañados en la red de agua, indicó Pillay, no han sido reparados debido a la escasez de equipos o piezas de repuesto, los ataques en curso, y la incapacidad para eliminar grandes trozos de escombros para acceder a las áreas dañadas.

Informes recientes indican también que las reservas de agua en la ciudad de Alepo fueron cortados deliberadamente por el grupo armado Jabhat al-Nusra durante varios días de mayo, privando a la población civil de acceso al agua potable y al saneamiento.

Mientras que el suministro de agua ha sido restaurado en algunas áreas, otras áreas siguen siendo víctimas de la escasez, reveló.

La Alta Comisionada advirtió que el derecho internacional humanitario prohíbe atacar, destruir, sustraer o inutilizar los bienes indispensables para la supervivencia de la población civil.

El derecho al agua potable segura y limpia y el saneamiento también constituye un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y todos los demás derechos humanos, enfatizó.

‘El derecho internacional humanitario exige que las partes en el conflicto en todo momento distinguir entre la población civil, objetivos de carácter civil y objetivos militares’, dijo.

‘Los ataques sostenidos con cohetes y bombas de barril sobre áreas pobladas de Alepo se están llevando a cabo en grave violación del derecho internacional humanitario y de derechos humanos’, denunció.

Especialmente, las bombas de barril, cuando se utilizan en las zonas pobladas donde los civiles están todavía presentes, ‘claramente tienen un impacto indiscriminado’, apuntó.

‘Insto a todas las partes en el conflicto a que pongan fin de inmediato este tipo de ataques indiscriminados contra la población civil’, agregó.

La lucha por Alepo también ha tenido un efecto devastador sobre los detenidos en la prisión central de Alepo, que ha sido asediada por varios grupos armados desde mediados de 2013.

Citó informes sobre unos dos mil 500 presos que se enfrentan a terribles condiciones humanitarias, enfermedades, falta de tratamiento médico y alimentación adecuada, agua y otros suministros esenciales, agravando así el sufrimiento que de por sí ya padecen en prisión.

Cientos de presos han muerto debido a la escasez de alimentos y suministros médicos a causa de enfermedades no tratadas, así como debido a los combates en los alrededores, denostó.

Según informes, al menos uno de los detenidos fue asesinado cuando un guardia disparaba hacia el interior de las celdas. Su cuerpo permaneció en la celda durante dos días antes de ser retirado.

La jefa de derechos humanos de la ONU urgió a que se levante de inmediato el asedio a la prisión de Alepo y el acceso sin obstáculos de la ayuda humanitaria para todas las personas recluidas allí.

Finalmente demandó una inmediata liberación de los presos que ya han completado su sentencia y que han sido detenidos arbitrariamente.

 




Volver arriba