Se agotan baterías de las cajas negras del avión

PERTH, Australia (AP).- Después de captar cuatro señales submarinas fuertes en la última semana, el domingo prevalecía el silencio en la búsqueda del avión malasio, lo cual significa que se agotaron las baterías de las cajas negras, que son cruciales para determinar lo sucedido con la aeronave.      

A pesar de que ya no se perciben más señales, los equipos de búsqueda siguen en enfocados en localizar restos y otros sonidos que aun pudieran emanar del Boeing 777.      

Estos equipos intentan desesperadamente determinar donde podrían ubicarse los restos del aparato en las profundidades de una enorme franja en el océano.      

No han vuelto a detectar señales desde el 8 de abril y quizá ya se agotaron las baterías que suministran energía a las balizas localizadoras en las cajas negras del avión perdido.      

Las baterías sólo duran un mes y el avión se extravió el 8 de marzo. Una vez que estén seguros de que ya no hay más señales, los expertos enviarán un robot sumergible para que lentamente busque los restos de la aeronave. “Estamos ahora en el día 37 de esta tragedia”, dijo el experto en aviación Geoffrey Thomas. “Se supone que la vida de la batería en las balizas de señales duran 30 días. Tenemos la esperanza de que pudieran durar 40 días. Sin embargo, hace cuatro o cinco días que se detectaron los últimos sonidos fuertes. Lo que están esperando es obtener otro sonido más, quizá dos, para poder realizar una triangulación y estrechar el área (de búsqueda)”, agregó.      

Recuperar los datos de vuelo del avión y las grabaciones de voz en la cabina es esencial para que los investigadores descifren qué le ocurrió al vuelo 370 que transportaba 239 personas, en su mayoría chinas, de Kuala Lumpur a Beijing.      

Después de analizar datos satelitales, funcionarios creen que el avión se salió de curso por alguna razón desconocida y cayó en el sur del Océano Índico frente a la costa occidental de Australia. Los investigadores se enfocan en las siguientes hipótesis: secuestro, sabotaje y problemas personales o psicológicos de alguien a bordo.      

El primer ministro australiano Tony Abbott ha manifestado confianza en que los sonidos detectados por el barco Ocean Shield provengan de las dos cajas negras del avión, pero advirtió que encontrar el aparato podría tomar mucho tiempo.  




Volver arriba