Mancha de aceite no es del avión malasio perdido

PERTH, Australia (AP).- Una mancha de aceite detectada en el mar no pertenece al combustible del avión de Malasia desaparecido, determinaron los expertos que también analizaban los datos de un robot submarino despachado para buscar a la aeronave.

El centro de coordinación de búsqueda dijo que los análisis practicados a la mancha de aceite en Perth, Australia, determinaron que no pertenecía a combustible de avión ni de aceite para turbinas hidráulicas. La mancha fue detectada hace pocos días a unos 5.5 kilómetros (3.4 millas) de la zona donde otros equipos habían detectado sonidos que podrían ser de la caja negra del avión perdido de Malaysia Airlines.

El robot submarino completó con éxito su primera búsqueda del avión en el lecho marino e investigadores analizaban la información del vehículo autónomo. Las dos primeras misiones del Bluefin 21 fueron interrumpidas debido a problemas técnicos pero el vehículo no tripulado pudo al fin completar una jornada de revisión del lecho marino durante 16 horas al oeste de la costa australiana, dijo el jueves el centro coordinador de la búsqueda. Aunque la información de la misión más reciente del submarino, que concluyó por la madrugada, aún estaba siendo revisada, no se había logrado descubrimiento alguno, dijo el centro.

El vehículo submarino ha cubierto ya 90 kilómetros cuadrados (35 millas) de lecho marino. Poco antes se tenían esperanzas de que el análisis pudiera brindar mayor evidencia de que las autoridades están buscando en la zona correcta los restos del vuelo MH370, que desapareció el 8 de marzo cuando viajaba de Kuala Lumpur, Malasia, hacia Beijing.

Los rescatistas no han encontrado ninguna prueba física de que los sonidos que los llevaron al lecho marino donde el Bluefin ha explorado pertenezcan al avión desaparecido. Doce aviones y 11 barcos recorren una franja de 40,300 kilómetros cuadrados (15,600 millas) del Océano Índico en busca de cualquier escombro o resto del avión que pueda estar flotando sobre la superficie del mar a unos 2,200 kilómetros (1,400 millas) al noroeste de Perth. Pese a las semanas de búsqueda no se ha localizado resto alguno del avión extraviado y a principios de esta semana Houston dijo que la búsqueda en la superficie terminaría en unos días.

No obstante, el centro de coordinación dijo que las cuadrillas continuarían peinando la zona durante próxima semana. El ministro de Defensa de Malasia Hishamudin Husein confirmó que la búsqueda continuaría durante la semana de Pascua y reconoció que las autoridades tendrán que replantear su estrategia en algún momento si fracasan en localizar restos.

“Habrá un momento en que tendremos que reagruparnos y reconsiderar, pero en cualquier caso la búsqueda continuará. Es cuestión del enfoque”, dijo el jueves en conferencia de prensa. Información de radares y satélites mostró que el avión salió mucho más allá de su ruta por razones desconocidas y se habría quedado sin combustible en una desolada franja del Océano Índico al oeste de Australia.

Un dispositivo que detecta sonidos subacuáticos adosado a un barco identificó cuatro señales que se creyó que procedían de las cajas negras del avión poco antes de que se agotaran las baterías de las radiobalizas. Los sonidos ayudaron a estrechar el área donde ahora opera el Bluefin.

El vehículo submarino propiedad de la Marina de Estados Unidos acortó su misión el lunes porque la profundidad del lecho marino excedió su máxima permitida de 4,500 metros (15,000 pies). Las cuadrillas se retiraron de las aguas más profundas antes de volver a desplegar el vehículo para escanear el lecho marino con un sonar para trazar una mapa tridimensional del sitio donde eventualmente se habría estrellado el avión.

Además de encontrar los restos del aeroplano los investigadores quieren recuperar las cajas negras con la esperanza de que la grabadora de conversaciones de cabina y la que registra los parámetros de vuelo expliquen por qué el avión perdió la comunicación y voló tan lejos de su ruta antes de desaparecer.- MARGIE MASON




Volver arriba