Obama y Castro se estrechan la mano

"Es normal, es algo civilizado", dice el presidente cubano

Los presidentes Barack Obama y Raúl Castro, de EE.UU y Cuba, intercambian saludos

JOHANNESBURGO (AP y EFE).- El presidente estadounidense Barack Obama y su homólogo cubano Raúl Castro se estrecharon la mano ayer durante las honras fúnebres de Nelson Mandela, gesto que generó conjeturas de un posible acercamiento entre los líderes de dos enemigos de la guerra fría.

El breve encuentro se produjo durante una ceremonia centrada en el legado de reconciliación del ex presidente sudafricano. Obama saludó a varios líderes mundiales y jefes de Estado que asisten al funeral en Johannesburgo, antes de pronunciar su propio elogio en el que exhortó a una joven generación a hacer suya la obra de Mandela.

Más de medio siglo después que Washington cortó relaciones diplomáticas con La Habana, tales gestos entre los líderes de ambos países han sido sumamente inusuales. Los funcionarios estadounidenses suelen esforzarse por evitar cualquier encuentro con líderes cubanos, incluso al pasar junto a ellos.

Camino del podio, Obama también saludó a la presidenta brasileña Dilma Rousseff con un beso en la mejilla. Meses atrás, la mandataria canceló una visita de estado a Washington, furiosa por las revelaciones de que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos vigilaba sus comunicaciones.

Estados Unidos y Cuba han dado recientemente pequeños pasos hacia un acercamiento político, lo que ha aumentado las esperanzas de que las dos naciones puedan estar cerca de un momento histórico en sus relaciones. Pero los escépticos advierten que los dos países han mostrado señales de acercamiento en el pasado para luego regresar a las recriminaciones.En 2009, Obama provocó repercusiones al estrechar la mano del entonces presidente venezolano Hugo Chávez en la Cumbre de las Américas.

Sobre el encuentro, Raúl Castro calificó como “normal” y de gente “civilizada” el apretón de manos que se dio con el mandatario estadounidense.

“Normal, somos civilizados. Si lees mi discurso, ¿lo viste? Obedece a eso”, dijo Castro en una breve entrevista con la emisora La F.M. de Colombia desde Johannesburgo.”Me han dicho algo de eso”, dijo Castro a la difusora al ser cuestionado sobre el impacto mediático que ha tenido la histórica imagen.En el discurso al que hizo alusión en la entrevista, Castro ensalzó a Nelson Mandela como “un ejemplo insuperable para América Latina y el Caribe”, y defendió la unidad entre los pueblos.”La Humanidad no podrá responder a sus colosales desafíos ni a su propia existencia sin una concentración de esfuerzos entre todas las naciones”, manifestó el líder cubano en su intervención.

La Casa Blanca restó importancia al apretón de manos. “No fue un encuentro planeado con antelación”, dijo un alto funcionario que pidió el anonimato, en declaraciones citadas por las cadenas CNN y CBS News.

“Por encima de todo lo demás, hoy es un día para homenajear a Nelson Mandela, y ése era el único foco de atención del presidente durante el servicio fúnebre” en Johannesburgo, añadió.Estados Unidos, subrayó, “aprecia que gente de todo el mundo esté participando en esta ceremonia”.

No es la primera vez que un presidente de EE.UU. estrecha la mano de uno de los hermanos Castro. En septiembre de 2000, Bill Clinton saludó al entonces mandatario cubano, Fidel Castro. El encuentro se produjo lejos de las cámaras y no llegó a la prensa hasta más tarde.Poco después de saludar a Castro, Obama aprovechó su discurso para hacer una aparente crítica al régimen cubano, entre otros.”Hay demasiados líderes que aseguran ser solidarios con la lucha por la libertad de Madiba (apelativo cariñoso de Mandela), pero no toleran la disidencia en su propio pueblo”, señaló Obama.El citado funcionario de la Casa Blanca recordó esa frase de Obama y señaló que Estados Unidos “urge a los líderes mundiales a honrar la lucha de Mandela por la libertad al garantizar los derechos humanos básicos de su pueblo”.




Volver arriba