Washington “muy preocupado” por expulsión de diplomático de EE.UU.

Tom Malinowsky.

WASHINGTON (EFE).- El Gobierno de EE.UU. dijo hoy estar “muy preocupado” por la decisión de Baréin de declarar persona non grata y expulsar del país al diplomático estadounidense Tom Malinowsky después de que éste se reuniese con miembros de la oposición chiíta.

“Estados Unidos está profundamente preocupado con la decisión del reino de Baréin de exigir la partida inmediata del país de Tom Malinowsky, secretario de Estado adjunto para la Democracia, los Derechos Humanos y Asuntos Laborales”, afirmó en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. Jen Psaki.

La portavoz destacó que la visita de Malinowsky había sido coordinada “con mucha antelación” y había recibido una calurosa acogida por parte de Baréin.

Psaki añadió que el Gobierno de Baréin es “muy consciente” de que los funcionarios estadounidenses se reúnen de forma rutinaria con todos los actores políticos de la sociedad.

Denunció que la exigencia de Baréin de que un funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores del país estuviese presente en todas las reuniones privadas de Malinowsky, incluidas las realizadas en la embajada estadounidense en el país, supone una violación del protocolo diplomático internacional.

Psaki insistió, además, en que esas acciones “no son consistentes de la sólida alianza entre EE.UU. y Baréin”.
Baréin ordenó la expulsión del diplomático estadounidense después de que éste se reuniese con miembros de uno de los principales grupos opositores chiitas, Al Wifaq.

El Ministerio de Asuntos Exteriores acusó en un comunicado a Malinowski de “interferir en los asuntos internos de Baréin y de reunirse con solo algunas de las partes, excluyendo a otras, lo que muestra una política de segregación hacia los hijos del pueblo”.

El ministerio consideró los encuentros del representante estadounidense con políticos bareiníes como “contrarios a las normas de las relaciones diplomáticas entre los Estados”.

Malinowski tenía previsto permanecer en Baréin durante tres días y había concertado entrevistas con Al Wifaq, funcionarios del gobierno y un activista pro derechos humanos, Nabeel Rjab.

Baréin es escenario desde febrero de 2011 de protestas de la mayoría chií contra la minoría suní gobernante, que han sido reprimidas por las autoridades.

El pequeño reino es la base de la Quinta Flota Naval de EE.UU., que tiene su base de operación en Manama.




Volver arriba