Viajan sin pantalones

El fin: reírse ante la situación actual del mundo, dicen

1 / 4


A la izquierda, una familia que participó en México en la actividad "Viaje en Metro sin Pantalones". Abajo, un usuario del transporte en Bruselas, Bélgica
Sobre estas líneas, jóvenes saludan por la ventana a otros usuarios del metro de Bruselas, Bélgica. A la derecha, jóvenes levantan letras con la leyenda "Menos es la moda" en los andenes del metro de Bruselas


Viajeros de sistema Metro de varias partes del mundo se quitaron ayer los pantalones y se quedaron en ropa interior, para participar en el evento organizado por el movimiento “Día sin pantalones en el Metro”.

Henry, uno de los organizadores del evento en Madrid, España, detalló que la actividad o “flashmob”, que comenzó en 2002 en Nueva York, “nació para romper con la monotonía, sorprender a la gente y sacar unas risas”. “No publicitamos ni reivindicamos nada”, dijo Henry a “El Mundo”.

“Es una risoterapia para todos. La situación actual sabemos que está ‘chunga” a nivel mundial, por lo que no queda mal reír un poco en la vida”, subrayó el joven.

Henry y los demás participantes se concentraron en la plaza República Argentina para hacer un recorrido en el subterráneo, y así “lograr que la gente se olvide de sus problemas y sacarles una sonrisa”.

Por su parte, otro de los asistentes a la concentración, Alejandro, que repite por tercer año consecutivo, explicó que la experiencia es “un día más” en el que “con toda naturalidad te quitas los pantalones y te das un paseo por el metro, como un viaje normal”.”La gente se lo toma un poco a risa”, refirió Alejandro, quien decidió apuntarse hace tres años porque la experiencia “es súper divertida, aunque al principio es un poco más el impacto” de quitarse el pantalón delante de los viajeros del vagón.Del mismo modo opinó su compañera Patricia, que desde que asiste al evento siempre ha ido sola porque a sus amigos “les da vergüenza”.”Reconozco que soy una persona con unas inquietudes diferentes y me encanta salirme de la norma”, es el motivo que ha confesado Patricia por el que ha decidido participar.Respecto a los viajeros del metro, Patricia reconoció que al quitarse el pantalón es inevitable “estar rodeada de miradas y comentarios, pero precisamente esa es la sensación que te motiva a repetir, hay más personas que sienten más vergüenza ellas por mirarte que tú por el hecho de estar exhibiéndote”.Una de las normas de la organización, según comentó Patricia, es precisamente desconcertar al pasajero con las respuestas ilógicas como “me dejé los pantalones en casa o es que tenía mucho calor”, pero nunca explicar en qué consiste.Precisamente por ser una sorpresa para todas las personas que se encuentran en el metro, la organización ha tenido problemas con los agentes de Seguridad del metro de Madrid en los dos últimos años. En estos casos, según explica Patricia “no hay ningún motivo para abandonar porque en el reglamento del metro no hay ninguna restricción a ir en ropa interior” pero, a pesar de ello, si los agentes les piden ponerse los pantalones y abandonar las instalaciones del subterráneo, “nosotros nos poníamos la ropa, no discutíamos con nadie y nos metíamos en la siguiente estación”.Es el quinto año consecutivo que se organiza el “flashmob” en Madrid, al igual que en Barcelona. En esta ocasión, se han unido Sevilla y Valencia por primera vez aunque se ha organizado, en el mismo día, en 65 ciudades repartidas por todo el mundo.

México

En México, la actividad se realizó por cuarta ocasión. “Viaje en Metro sin Pantalones” logró reunir a poco más de 1,300 personas, menos de las que tenían proyectadas, por lo que no lograron romper el récord mundial de seis mil asistentes.

De acuerdo con “El Universal”, la actividad comenzó a las 11:30 horas y consistió en realizar un trayecto a bordo de estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro en ropa interior.

Los participantes acudieron vestidos y, sin algún signo de extrañeza, se despojaron de sus pantalones y faldas. La condición fue actuar con naturalidad.

En cuatro rutas, miles de personas participaron en la dinámica, cuyo único objetivo es la diversión de los asistentes. Los asistentes, en su mayoría jóvenes, recorrieron estaciones como Insurgentes, Bellas Artes, Normal, Chapultepec, entre otras.

Una de las instrucciones para la dinámica fue “llevar calzones limpios”, así como pagar la entrada al Sistema de Transporte Colectivo y seguir las reglas de este organismo, incluso en su página de internet, los organizadores incluyeron un Manual del Usuario del Metro, sobre el trato que debían dar a las instalaciones.

En las estaciones Chapultepec, Pino Suárez y Bellas Artes, algunos integrantes del movimiento #Posmesalto participaron en el “flashmob”.




Volver arriba