Valoran madres inmigrantes en Canadá licencia de maternidad

TORONTO, Canadá (NOTIMEX).- Mujeres inmigrantes en Canadá valoran la licencia de maternidad por un año, incluso que puede ser compartida por el padre, ya que les ha facilitado combinar sus actividades como madres y trabajadoras en un país donde no tienen familia.

Según testimonios de madres profesionistas mexicanas, es muy bueno que exista esa prestación laboral, sin embargo la tarea se vuelve difícil al incorporarse al trabajo, pues la doble jornada nunca termina y no existe una red familiar de apoyo.

‘Me hubiera gustado estar más con mis hijas, pues en ocasiones las he sacrificado por mi trabajo’, dijo a Notimex Silvia Méndez, locutora de la principal estación de radio de Toronto y madre de dos adolescentes.

‘Aquí uno se vuelve papá, soy la proveedora, la que regaña, la que marca los límites’, añadió.

‘Me hubiera gustado seguir siendo mamá de tiempo completo, pero soy periodista y quiero correr detrás de la nota, las he traído conmigo en la cobertura de eventos o soy mamá a distancia, viendo que hagan la tarea y calienten su comida’, agregó.

‘Me he apoyado de la comunidad latina, que vuelves tu familia, aquí te armas de tíos, abuelos, y se los vas prestando a tu familia. Somos mamás solas e inmigrantes, vamos a los cumpleaños de los vecinos que se vuelven los sobrinos postizos’, señaló Méndez.

En tanto Claudia Cárdenas, originaria de San Luis Potosí, es madre de dos niños, de 10 y nueve años, y es trabajadora social de tiempo completo.

Interrogada sobre cómo poder ser mamá y trabajadora de tiempo completo, señaló: ‘sí se puede, estableciendo prioridades, simplificando las cosas, cocinar para dos o tres días, congelar comida, la casa no estará tan limpia y ni modo’.

‘Al principio, cuando mis hijos eran chiquitos, fue más difícil pues se llevan sólo un año, parecía que tenía gemelos, así que sólo trabajaba medio tiempo’, añadió Cárdenas, quien vive en Canadá desde hace 14 años.

‘En mi trabajo he tenido muchas facilidades, tenemos las prestaciones por enfermedad de los niños, es importante que los empleadores te den apoyo. Si fuera cajera de banco sería difícil, pero mi trabajo es más flexible. Mi esposo también puede estar en la casa, revisando exámenes’, explicó.

Para Fabiola Sicard, madre de una niña de siete años, es una gran ventaja que Canadá ofrezca una licencia de maternidad de un año.

“Yo tomé seis meses y el papá tomó seis meses y mi hija tiene una relación muy cercana con su padre”, dijo Sicard, directora de mercadeo multicultural en un banco canadiense.

Confesó que disfrutó su permiso de maternidad, pero: “no hubiera podido tomar el año completo, me hubiera desesperado, soy más de trabajo que de casa”.

“Sin duda estar en la casa te retrasa en tu carrera, yo estuve seis meses sin trabajar y santo que no es visto no es adorado, no te enteras de lo que pasa, te quedas fuera, regresar es como volver a empezar”, dijo.

“Sin tener una red de familia aquí es complicado en cuestión de horarios, alguien tiene que cuidar a la niña y llevarla a la guardería. Y en los meses de invierno se vuelve más complicado, pues no la quieres dejar muy temprano en la escuela con 10 grados bajo cero”, afirmó Sicard.

Las madres trabajadoras coincidieron en que definitivamente es pesado trabajar todo el día y luego atender a los hijos y la casa, pero que el esfuerzo vale la pena por ver a sus hijos crecer.

“Vale la pena el esfuerzo para que mis hijos crezcan sanos, felices. Me gustaría otro trabajo, como administradora de empresas, pero no tendría la flexibilidad que necesito como mamá, así que sacrifico eso por mi familia”, dijo Cárdenas.

“Yo solía dormir nueve horas y ahora sólo duermo seis o siete porque no alcanza el tiempo”, precisó.- Isabel Inclán



Volver arriba