Texas mantendrá secrecía en drogas para reos

DALLAS (AP).- Texas puede mantener en secreto el nombre de su proveedor de fármacos para las ejecuciones de los condenados a muerte, decidió el procurador general estatal después que la policía sostuvo que los abastecedores corren serio peligro.

En la decisión, la oficina del fiscal Greg Abbott citó una “evaluación de amenazas” firmada por el director del Departamento de Salud Pública de Texas, Steven McCraw, de que las farmacias que venden esas drogas enfrentan “una amenaza sustancial de daño físico”.

La decisión del jueves se produjo el mismo día en que el procurador general de Missouri, Chris Koster, dijo que su estado debía considerar la creación de su propio laboratorio para producir fármacos de ejecución en vez de depender de “una cooperación inestable” con fuentes externas.

Bajo el mandato de Abbott, que es también el candidato republicano a gobernador en el estado con más condenas a muerte, su oficina desde el 2010 había rechazado tres intentos similares del Departamento de Justicia Penal de Texas por mantener secretas las fuentes de las drogas letales.

Aunque los tribunales se han negado a interrumpir las ejecuciones por esa cuestión, abogados defensores de los condenados a muerte dicen que necesitan la información para verificar la potencia de las drogas e impedir que sus defendidos sean sometidos a un castigo cruel e inconstitucional.

La evaluación citada por la oficina de Abbott es una carta de una página con fecha del 7 de marzo en la que McCraw dice que una farmacia del área de Houston, que fue identificada públicamente como el abastecedor anterior, recibió amenazas que “deben tomarse seriamente”.

La carta no especifica las amenazas, y un vocero del Departamento de Justicia Penal dijo el mes pasado no estar al tanto de ninguna investigación de amenazas a la farmacia Woodlands Compounding. “Las farmacias son naturalmente accesibles al público y presentan un blanco fácil para ataques violentos”, observó McCraw.

En contraste con algunos estados, la ley texana no especifica si las autoridades correccionales deben revelar dónde compran las drogas para las inyecciones letales.- NOMAAN MERCHANT y MICHAEL GRACZYK




Volver arriba