Suspenden la ejecución de un reo en Texas

HUNTSVILLE, Texas, EE.UU. (AP).- Un tribunal federal de apelaciones suspendió la ejecución de un asesino programada para el martes en Texas con el fin de que sus abogados puedan apelar bajo el argumento de que tiene problemas mentales y por ello no cumple los requisitos para la pena capital.

Robert James Campbell, de 41 años, habría sido el primer reo en ser ejecutado en Estados Unidos desde una problemática aplicación de la pena de muerte en Oklahoma hace dos semanas.

Sus dos apelaciones impugnaron el plan del estado para utilizar una sustancia de la que se niega a revelar su origen _como fue el caso de Oklahoma_, y también afirmaron que padece de problemas mentales. “Estoy contento. El Señor se impuso”, afirmó Campbell desde una celda muy cerca de la cámara de la muerte de Texas en Huntsville.

El Tribunal Federal de Apelaciones del Quinto Distrito suspendió la ejecución unas dos horas y media antes de que lo llevaran a la cámara, bajo el argumento de que Campbell y sus abogados no han tenido una oportunidad justa de desarrollar sus alegaciones de que padece problemas mentales.

La apelación afirma que el reo no es mentalmente competente para ser ejecutado porque su coeficiente intelectual es de 69. Los tribunales suelen establecer 70 como el mínimo requerido.

Los abogados de Campbell, que acudieron a la Corte Suprema federal con apelaciones de último momento, interpusieron una petición ante el máximo tribunal incluso antes que el Quinto Circuito fallara sobre el asunto de la limitación mental. Campbell fue condenado a muerte por el asesinato de una cajera bancaria de 20 años en Houston.

Sus abogados también protestaron por la sustancia que se planea usar en la ejecución y el hecho de que no se identifique su origen.

Al igual que Oklahoma, Texas no informa dónde obtiene las sustancias letales, bajo el argumento de que necesita proteger la identidad del productor con el fin de prevenir amenazas por parte de opositores a la pena de muerte.

A diferencia de Oklahoma, que usó una combinación de tres sustancias en la problemática ejecución de Clayton Lockett el 29 de abril, Texas usa una sola dosis del sedante pentobarbital para matar a los reos.

Durante la inyección letal a Lockett tuvo un problema en la vena, lo que provocó que las autoridades carcelarias de Oklahoma detuvieran la ejecución. Posteriormente el preso murió de un infarto.

La investigación está en curso, pero las autoridades de Oklahoma han insinuado que el problema comenzó con la vena de Lockett en lugar de con los fármacos. Sin embargo, los abogados de Campbell están entre varios que argumentan que el incidente hace que sea necesaria una mayor transparencia en la aplicación de fármacos para las ejecuciones.

Campbell fue declarado culpable de homicidio punible con la pena capital por el asesinato en 1991 de Alexandra Rendón, secuestrada cuando le ponía gasolina a su automóvil, y luego la violó y la mató a tiros. También le robaron sus pertenencias. Rendón estaba haciendo planes para casarse.




Volver arriba