Sobreviviente de alud dice vio una “ola de lodo”

Robin Youngblood, sobreviviente del alud ocurrido en Darrington, Washington, EE.UU. el sábado pasado.- (AP Photo/Ted S. Warren)

Robin Youngblood, sobreviviente del alud ocurrido en Darrington, Washington, EE.UU. el sábado pasado.- (AP Photo/Ted S. Warren)

DARRINGTON, Washington, EE.UU. (AP) _ El ruido de la ladera al derrumbarse fue tan fuerte que Robin Youngblood creyó que un avión había chocado, pero cuando se asomó de la ventana de su casa rodante, todo lo que vio fue un muro de lodo avanzando rápidamente a través de su amado valle ribereño, hacia su vivienda.

      “Todo lo que pude decir fue `Oh Dios mío’ y entonces nos golpeó”, narró Youngblood a The Associated Press. “Como una ola, golpeó nuestra casa móvil y la levantó. Rompió el techo de la casa. Cuando dejamos de movernos estábamos llenos de lodo por todas partes. En dos minutos ocurrió todo”.

      Youngblood está entre los pocos sobrevivientes del desplazamiento de tierra, masivo y letal, que destruyó el pasado fin de semana una comunidad rural ubicada al noreste de Seattle. Cinco días después de la destrucción, Youngblood visitó Darrington para ver a su primo y dar seguimiento al proceso de ayuda federal.

      “Es realmente duro ver todo esto. Es realmente duro saber que no puedo ir a casa. Esta semana he dicho en varias ocasiones que necesito ir a casa ahora, luego me doy cuenta que no hay casa a la cual ir”, comentó el jueves.

      A inicios de la década de 1900, la familia de Youngblood ayudó a establecer la comunidad de Darrington. Ellos eran miembros de la tribu Cherokee que fueron obligados a mudarse a Oklahoma y Arkansas, pero ellos decidieron mudarse a Washington. La bisabuela de Youngblood está sepultada a unas manzanas del centro de Darrington, afirmó.

      Hace dos años, Youngblood estaba viviendo en Hawái, pero sus hijos le pidieron que regresara a casa. Ella encontró una casa móvil sobre un terreno de 2,4 hectáreas (seis acres), la mitad del cual es zona acuosa por la presencia de un río. La otra mitad del terreno, dijo, estaba sobre la línea histórica de inundación.

      Ella tenía el valle alrededor de su casa, con águilas, osos, zorros, salomones y coyotes. Fuera de su casa, ella manejaba una iglesia cimentada en su herencia cultural nativa americana.

      Todo eso fue destruido el sábado en segundos.

      El muro de lodo golpeó su casa, engulléndola a ella  y a un estudiante de su iglesia. Youngblood fue capaz de nadar a la superficie y aferrarse al techo desprendido antes de que entrara más agua, un golpe de suerte que probablemente ayudó a salvar su vida porque no estaba atrapada. Su estudiante, un ciudadano holandés llamado Jetty Dooper, también salió a la superficie.

      “Sacamos todo de nuestra nariz y boca para poder respirar”, dijo Youngblood.

      Cuando estaban subiendo al techo, un par de niños vecinos corrieron hacia el lodo, pero Youngblood les gritó que no lo hicieran y que llamaran al número telefónico de emergencia 911.

      Cubiertos de lodo muy frío, Youngblood y Dooper esperaron. Mientras esperaban ayuda, ella vio algo de sus pertenencias flotando hacia ellos, una pintura llamada “Visión de lobo”.

      Aproximadamente una hora después llegó un helicóptero y la tripulación rescató a Youngblood y Dooper. Ella se aseguró que la pintura también fuera recuperada; es todo lo que tiene de su casa.- (Por MANUEL VALDES)

Etiquetas:, ,