Secretario Trabajo: "Llevará tiempo" lograr baja de maternidad pagada en EEUU

Secretario Trabajo: “Llevará tiempo” lograr baja de maternidad pagada en EEUU

WASHINGTON (EFE).- El secretario de Trabajo de EE.UU., Tom Pérez, reconoció hoy que “llevará tiempo” tener la baja de maternidad pagada a nivel nacional que reclama el presidente Barack Obama y abogó por seguir avanzando en los estados ante las escasas opciones de lograr una legislación a corto plazo en el Congreso.

En una entrevista con Efe, Pérez coincidió con Obama en que es necesario que Estados Unidos deje de ser la única nación industrializada que no tiene una baja de maternidad retribuida por ley, un punto que sólo tiene en común con otros dos países del mundo- Omán y Papúa Nueva Guinea.

“La próxima frontera en la búsqueda de una mayor flexibilidad en la familia y el empleo tiene que ser alguna forma de baja pagada. Si casi todos los otros países del mundo lo han hecho, seguro que nosotros podemos encontrar una forma de hacerlo”, subrayó Pérez.

Durante una conferencia sobre familias trabajadoras organizada por la Casa Blanca, Obama dijo hoy que es “hora de cambiar” la política ante la maternidad de EE.UU., donde el tratamiento laboral del parto depende de cada compañía y solo está tipificado el derecho a tomarse hasta 12 semanas sin sueldo.

No obstante, Pérez reconoció que, por el momento, la Casa Blanca no está tratando de impulsar una legislación nacional al respecto a través del Congreso y está en cambio en una fase de “identificar oportunidades” y esfuerzos a nivel estatal que puedan servir como modelo para un potencial proyecto en todo el país.

Pérez anunció hoy que el departamento que dirige “invertirá en nuevas becas” en varios estados para ayudar a crear programas de bajas pagadas a nivel estatal y citó la legislación en estados como California y Connecticut como ejemplo de que puede implementarse una política generalizada de baja de maternidad sin dañar la economía.

“Nuestro objetivo final es una legislación en el Congreso, pero a menudo las reformas que han recorrido el país y han llevado a leyes nacionales empezaron en los estados, que son las incubadoras de innovación. El cambio no se origina en Washington, sino que llega a Washington”, mantuvo Pérez.

El titular de Trabajo aseguró que la Administración “apoya los objetivos” de la legislación presentada en la Cámara baja por la congresista demócrata Rosa DeLauro, conocida como Family Act y que ofrecería a los empleados una baja retribuida por motivos familiares durante 12 semanas, conservando dos tercios de su salario.

Pero evitó respaldar expresamente ese proyecto, al indicar que “las posibilidades de que se apruebe ahora una legislación a gran escala de esa naturaleza no son muy grandes”.

El proyecto de DeLauro, que se financiaría con un aumento del 0,2 % en los impuestos en las nóminas de los todos los trabajadores, choca con la promesa hecha por Obama en 2008 de que no subiría los impuestos a las familias que cobran menos de 250.000 dólares al año, lo que hace políticamente delicado apoyar esa legislación.

Por otra parte, Pérez se mostró “absolutamente” optimista respecto a las posibilidades de elevar el salario mínimo de 7,25 a 10,10 dólares la hora a nivel nacional, una de las grandes apuestas legislativas del segundo mandato de Obama y que hasta ahora ha estado estancada en el Congreso.

“Este no es un asunto partidista en todo el país, solo lo es entre algunos miembros del Partido Republicano, que están ignorando a sus votantes bajo su propia responsabilidad”, afirmó Pérez y recordó que 11 estados de todo el país han aprobado ya el aumento del salario mínimo en sus territorios.

Pérez, de origen dominicano y que es uno de los dos hispanos en el gabinete de Obama junto a la responsable de Dirección de Pequeñas Empresas (SBA), María Contreras-Sweet, ha debido lidiar durante su gestión con una tasa de desempleo “inaceptablemente alta” entre los hispanos, según admitió.

En mayo, esa tasa de desempleo entre los hispanos creció hasta el 7,7 %, y desde la recesión de 2008 se ha mantenido entre uno y dos puntos porcentuales por encima de la media nacional.

“Tenemos una estrategia para rebajar la tasa de desempleo entre los hispanos y vamos en la dirección correcta”, defendió Pérez.

Citó como parte de ese plan la “lucha por la reforma migratoria” que debate el Congreso y que “va a proporcionar oportunidades notables para los emprendedores latinos y otras oportunidades de creación de empleo para la comunidad hispana”.

Además, el Departamento de Trabajo está cooperando con centros de formación superior (“community colleges”) para que los hispanos “consigan los conocimientos que necesitan para competir en esta economía”, en especial en lo que se refiere al nivel de inglés. EFE




Volver arriba