Renuncia tras escándalo en Estados Unidos

Renuncia tras escándalo en Estados Unidos

Se aparta de un cargo federal para no ser "distracción"

El presidente Barack Obama abraza a Jay Carney, quien renunció ayer

WASHINGTON (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció ayer que aceptó la dimisión del secretario de Asuntos de Veteranos, Eric Shinseki, para evitar que se convierta en una “distracción” mientras su gobierno trata de contener el escándalo de las largas listas de espera en los hospitales de ex combatientes.

Shinseki comunicó ayer a Obama, durante una reunión en el Despacho Oval, su decisión de renunciar para no obstaculizar la investigación y solución del escándalo.

“Lamentándolo considerablemente, acepté su dimisión”, indicó Obama, y anunció que el actual subsecretario de Veteranos, Sloan Gibson, liderará el departamento de forma interina.

“(Shinseki) no quiere ser una distracción, porque su prioridad es arreglar el problema y asegurarnos de que los ex combatientes están obteniendo el cuidado que necesitan. Esa es la decisión de Ric pensando en los veteranos. Y estoy de acuerdo. No tenemos tiempo para distracciones, tenemos que arreglar el problema”, agregó.Las peticiones de renuncia de Shinseki crecieron desde hace unas semanas, cuando salieron a la luz denuncias de que el hospital del Departamento de Veteranos en Phoenix (Arizona) manipuló la lista de espera para ocultar los retrasos en la atención médica, lo que contribuyó supuestamente a la muerte de unos 40 ex combatientes.

La presión para la salida de Shinseki se disparó en el Congreso cuando un informe preliminar independiente reveló que el Departamento de Veteranos sufre “serios y sistémicos” problemas en el tratamiento médico de sus pacientes, que aguardan una media de 114 días en las listas de espera de todo el país.

“La negligencia no se ha limitado a unas pocas instalaciones de Asuntos de Veteranos, sino a muchas en todo el país. Es totalmente inaceptable”, señaló Obama.

El mandatario no escatimó los elogios al “ejemplar servicio al país” de Shinseki, uno de los pocos secretarios que aún permanecían en su cargo desde que Obama asumió el poder en 2009, pero coincidió con él en que el Departamento de Asuntos de Veteranos “necesita un nuevo liderazgo”.”Shinseki no tiene dificultades en admitir que hay un problema y afrontarlo, pero lo que tenemos por delante no son sólo soluciones de gestión; también tenemos que lidiar con el Congreso, y con ustedes (la prensa), y él cree que no podría llevar a cabo las próximas fases de la reforma sin suponer una distracción”, explicó.”Mi evaluación es que, desgraciadamente, tiene razón”, añadió el mandatario, y reconoció que los motivos de la renuncia de Shinseki son, “en parte, políticos”, dado que el ala republicana casi al completo y una veintena de demócratas reclamaban ya su dimisión.Obama reconoció que los motivos de la renuncia de Shinseki son, “en parte, políticos”, dado que el ala republicana casi al completo y una veintena de demócratas reclamaban ya su dimisión.El pasado 21 de mayo Obama defendió a Shinseki tras mantener una primera reunión con él sobre el tema, pero evitó mostrar el respaldo rotundo y desafiante con el que reaccionó a las peticiones de renuncia que han afrontado otros miembros de su gabinete, como la secretaria de Salud, Kathleen Sebelius.Obama trató ayer de diferenciar las crisis creadas en torno a Shinseki y Sebelius.La secretaría de Salud finalmente renunció el mes pasado después de meses de críticas por el estreno plagado de fallos informáticos que tuvo el pasado octubre la página web para inscribirse en los seguros médicos de la reforma sanitaria de 2010.”En el caso de Sebelius, en su momento pensé que era una distracción reemplazar a alguien en el Departamento de Salud en un momento en el que estábamos intentando arreglar el sistema. Quise seguir adelante porque sabía que si continuábamos con ello y hacíamos que la gente se inscribiera, funcionaría”, argumentó.”En cada instancia, mi decisión primaria se ha basado en cómo puedo proporcionar servicio al pueblo estadounidense, y en este caso, cómo puedo dárselo a los veteranos”, agregó.La dimisión fue considerada insuficiente por gran parte del ala republicana y por la Legión Estadounidense, la mayor organización de veteranos del país, que consideró que la salida de Shinseki “no es una solución” al problema, “pero sí un principio”.El presidente de la Cámara Baja, el republicano John Boehner, dijo por su parte que hasta que Obama “no marque una visión y un plan efectivo, el anuncio de hoy no va a cambiar nada realmente”.El reemplazo temporal de Shinseki, Sloan Gibson, lleva apenas tres meses como “número dos” del Departamento de Veteranos y es un experto en la industria bancaria que dirigió una organización de apoyo a las familias militares.

Renuncia | Portavoz

Barack Obama anunció ayer también la dimisión de su portavoz Jay Carney.

Reemplazo

Obama anunció que el subsecretario de prensa Josh Earnest tomará el cargo.

Buenos términos

La renuncia de Carney se debe a que quiere pasar más tiempo con su familia. “Le echaré mucho de menos y seguiré recurriendo a su consejo”, señaló el mandatario.




Volver arriba