Renuncia secretario de Asuntos de Excombatientes

Renuncia secretario de Asuntos de Excombatientes

El secretario de Asuntos de Excombatientes de Estados Unidos, Eric Shinseki

WASHINGTON (AP).- El secretario de Asuntos de Excombatientes de Estados Unidos, Eric Shinseki, renunció el viernes tras una reunión a puerta cerrada con el presidente Barack Obama, poco después de disculparse públicamente por los profundos problemas que plagan los servicios médicos para los veteranos de guerra, que el propio Obama calificó de “totalmente inaceptables”.

Obama dijo que “con gran pesar” aceptó la renuncia del general de cuatro estrellas, durante una reunión en el Despacho Oval de la Casa Blanca. Apenas el miércoles, un informe interno descubrió problemas amplios y arraigados profundamente en el sistema que ofrece atención médica a unos 6.5 millones de veteranos al año.

Shinseki enfrentó desde entonces crecientes llamados a renunciar de parte de legisladores de ambos partidos. Obama declaró que Shinseki fungió en su cargo con honor, pero que el propio secretario le dijo que la agencia necesitaba un nuevo liderazgo y que no quería ser una distracción en el proceso.

“Estoy de acuerdo. No tenemos tiempo para distracciones. Tenemos que solucionar el problema”, indicó el presidente. El presidente nominó a Sloan D. Gibson, actual secretario adjunto de esa misma agencia, para que dirija provisionalmente el departamento mientras se busca a un secretario permanente.

El mandatario se reunió con Gibson después de aceptar la renuncia de Shinseki, quien supervisaba la agencia desde el inicio de la presidencia de Obama. El foco inicial de la investigación fue un centro de atención médica para veteranos de guerra en Phoenix, de donde serán despedidos varios funcionarios.

Obama dijo que una auditoría presentada por Shinseki muestra que los problemas no se limitan a unas cuantas instalaciones, sino a muchas en todo el país. “Es totalmente inaceptable”, dijo Obama. “Nuestros veteranos de guerra merecen lo mejor, se lo han ganado”.

En un discurso el viernes antes de su reunión con Obama, Shinseki admitió que los problemas señalados en el informe eran “totalmente inaceptables” y revelaban un “abuso de confianza” que él mismo consideró irresponsable e insostenible. Shinseki estuvo de acuerdo con la conclusión del informe de que los problemas se extienden por los 1.700 centros de salud del sistema en todo Estados Unidos.

“Confié demasiado de algunos” dentro de la agencia, agregó. Los informes de la investigación documentaron retrasos en el tratamiento médico. También hubo alegaciones de que 40 muertes relacionadas con el mal manejo del centro para veteranos en Phoenix.




Volver arriba