Protesta en Nueva York

Protesta en Nueva York

Marchan por una muerte al detener a un hombre negro

1 / 3


Miles de personas marcharon ayer pidiendo justicia por la muerte Eric Garner, quien el 17 de julio fue asfixiado por un policía, en Nueva York
Arriba, miles de afroamericanos marchan contra la brutalidad policial en Staten Island, Nueva York. A la derecha, una niña que participa en la protesta porta un cartel pidiendo detener la violencia


NUEVA YORK (AP).- Miles de personas participaron en una manifestación en el barrio de Staten Island para exigir justicia por la muerte de un hombre de raza negra que murió por asfixia cuando era sometido por la policía hace más de un mes.

La marcha de indignación fue encabezada por el reverendo Al Sharpton y familiares de Eric Garner, de 43 años, quien murió el 17 de julio después que un policía lo arrojó al piso con una maniobra al cuello prohibida, que fue captada en vídeo.

El acto comenzó en la intersección donde la policía afrontó a Garner, desde donde marcharon detrás de un gran cartelón que decía “No volveremos atrás. Marcha por la justicia”.

La policía calculó que 2,500 personas participaron en la protesta.

James O’Neill, jefe de patrulla en el Departamento de Policía, acreditó a los organizadores de la marcha haber mantenido el orden. “Todo está bien”, afirmó.

Sharpton pidió a unos cien participantes reunidos en una iglesia de Staten Island evitar la violencia “o irse a sus casas”.

También reiteró su llamamiento a que la justicia federal se haga cargo de la investigación por la muerte de Garner, asmático, padre de seis hijos, a quien los policías pararon por vender cigarrillos ilegalmente.

La leyenda más repetida en los carteles era “Manos arriba, no disparen”, que se popularizó durante las protestas en Missouri por la muerte de Michael Brown.

La viuda de Garner, Esaw, instó a la multitud a marchar en paz en pro de la justicia. Dijo que temía dejar que sus hijos salieran a la calle y pidió justicia para su marido.

Los participantes marcharon flanqueados por docenas de policías, pero ninguno con equipo antimotines.

La caminata pasó por la oficina del procurador general de Staten Island, Daniel Donovan, quien esta semana envió el caso a un jurado de investigación.

Sharpton ha dicho reiteradamente que la muerte de Garner y de Michael Brown, de 18 años, a manos de la policía en Ferguson, Misuri, representan “un momento decisivo” para la naturaleza de la acción policial.

Garner estaba desarmado cuando fue detenido.

En una rencilla captada por un teléfono celular, Garner fue sometido con una maniobra al cuello, una táctica ilegal, por un policía blanco y se oye que grita “No puedo respirar” cuando lo obligan a tirarse al piso.

Murió poco después. El forense de la municipalidad calificó la muerte de homicidio y dos policías de Nueva York han sido reasignados durante la investigación.




Volver arriba