Polémica apertura de un “Dumb Starbucks”

LOS ÁNGELES (EFE).— Los Feliz, un barrio ubicado en la región central de Los Ángeles (California), vivió una peculiar situación este fin de semana cuando sus vecinos se hicieron eco de la apertura de un local llamado “Starbucks tonto” (Dumb Starbucks), que ha provocado una respuesta por parte de la popular cafetería.

A pesar de que el establecimiento abrió por primera vez el viernes, no fue hasta el domingo que logró atraer la atención de los curiosos, hasta el punto de que se formó una fila de espera de varias horas para comprobar de qué se trataba aquella imitación burlesca de la célebre cadena, según publica hoy la prensa local.

La tienda, una parodia del Starbucks real, es prácticamente idéntica a cualquier establecimiento de la conocida franquicia e incluso pone a la venta vasos y discos de moda, aunque siempre identificados como “dumb”.

Sin embargo, las bebidas y la comida a la venta distan mucho de las que sirve el Starbucks real. De hecho, las bebidas se sirven en envases que satirizan la imagen de la tienda original y la bollería se entrega al consumidor envasada en plásticos de las grandes cadenas de supermercados.

La novedad se propagó por las redes sociales y rápidamente el local se inundó con centenares de visitas, lo que provocó que la gente se preguntara por las verdaderas intenciones de esta tienda, ya fuera una estrategia de mercadotecnia, un evento artístico o tal vez un “reality show” para la televisión.

“Estamos investigando de qué se trata”, indicó al diario Los Angeles Times Megan Adams, portavoz de Starbucks.

“Estamos evaluando nuestro siguiente paso. Agradecemos el humor de la tienda, pero no pueden emplear nuestro nombre. Es una marca registrada y protegida”, añadieron desde la empresa.

En el interior de la tienda Dumb Starbucks se colocó una lista de “preguntas frecuentes” donde se explica que la legalidad del establecimiento radica en que se trata de “una parodia artística”.

“Aunque funcionamos como una cafetería, por razones legales debemos ser calificados como una parodia artística. De esa forma, a los ojos de la ley, nuestra tienda de café es realmente una galería de arte y el café que se compra es considerado arte. Eso es un problema de nuestros abogados. Tú sólo tienes que disfrutar de nuestro delicioso café”, se detalla en la web del local.




Volver arriba