Piden cambios a programa de intercambio en EEUU

JACKSON (AP).— La organización de defensa de los derechos civiles Southern Poverty Law Center (SPLC) ha pedido al gobierno federal que modifique los programas culturales de intercambio, alegando que dejan a los extranjeros vulnerables a la explotación y el abuso.

Un informe del SPLC indicó el martes que un programa de intercambio cultural del Departamento de Estado ofrece a las empresas mano de obra barata y explotable a costa de los participantes, que pagan miles de dólares por experimentar la vida en Estados Unidos.

El informe cita una investigación de The Associated Press en 2010 que descubrió problemas similares de mano de obra y vivienda en el programa J-1 Summer Work Travel, que permite a unos 100,000 estudiantes universitarios extranjeros pasar el verano trabajando en Estados Unidos.

Susan Pittman, portavoz de la Oficina de Asuntos de Educación y Cultura del Departamento de Estado, dijo el martes en una entrevista telefónica que no podía responder directamente al informe. Pero agregó que el departamento ha implementado varias mejoras, como la aprobación de normas más estrictas en 2012.

Las nuevas normas incluyen limitar a 109,000 la cantidad de participantes en el programa y reducir la cantidad de empleos que los participantes pueden tomar, en un esfuerzo por asegurar un fuerte componente cultural en el programa.

Pittman agregó que varias compañías designadas patrocinadores especiales por el Departamento de Estado para facilitar el programa han sido sancionadas o eliminadas del programa, y que la entidad ha aumentado el personal y las visitas a esas empresas para verificar la situación de los patrocinadores y participantes.

La investigación de la AP en diciembre de 2010 concluyó que algunos participantes habían trabajado en clubes de desnudismo, por elección propia o porque fueron obligados. Otros participantes ganaron 1 dólar la hora o menos, después de las deducciones por vivienda y transporte, en empleos como criados.

En uno de los peores casos, una ucraniana le dijo a la AP que la atrajeron con la promesa de trabajar en un restaurante de Virginia en 2004, pero recibió una golpiza y fue obligada a trabajar en un club de desnudismo de Detroit. SPLC dijo que ha respondido a denuncias en todo el sur de Estados Unidos, pero buena parte de su esfuerzo se centra en Myrtle Beach, Carolina del Sur; Lake Charles, Luisiana; Biloxi, Mississippi, y Gulf Shores, Alabama.

Durante una conferencia telefónica de SPLC el martes, el peruano Christian Llontop dijo a los reporteros que tuvo que gastar miles de valores para viajar a un centro turístico en Biloxi, Mississippi, pero lo pusieron a trabajar con un subcontratista que le pagaba 4,75 dólares por cada habitación de hotel que limpiara. Dijo que las largas horas de trabajo lo dejaban con poca energía y tiempo para experimentar la vida en el país.

“La experiencia fue horrible”, dijo Llontop. “Me sentí engañado”.




Volver arriba