Panel de EE.UU. recomienda cambios a espionaje

WASHINGTON, Estados Unidos (AP).- Una comisión asesora de la Casa Blanca recomendó el miércoles decenas de cambios a los programas de vigilancia del gobierno, entre ellos limitar la recolección masiva de registros telefónicos de estadounidenses al quitar a la Agencia de Seguridad Nacional la facultad de almacenar esos datos en sus propias instalaciones.      

También recomendó que se requiera una autorización judicial antes de que se pueda revisar la información.      

En un reporte de 300 páginas, el panel de cinco integrantes propuso además un mayor escrutinio a las decisiones sobre espiar a mandatarios aliados.      

Aunque las 46 recomendaciones de la comisión piden una mayor supervisión de la vasta red de espionaje del gobierno, pocos programas cerrarían. Tampoco hay garantía de que las recomendaciones más rigurosas sean adoptadas por el presidente Barack Obama, quien autorizó la comisión pero no está obligado a implementar sus propuestas.      

El grupo de trabajo dijo que pretendió equilibrar la seguridad nacional con los derechos a la privacidad del público, e insistió en que el país no estaría en riesgo si se supervisan más los programas de espionaje. De hecho, el reporte llegó a la conclusión de que la información telefónica recolectada en masa por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) y usada en investigaciones terroristas “no era esencial para prevenir ataques”.  “No estamos diciendo que la lucha contra el terrorismo haya terminado o que podemos desmantelar los mecanismos que hemos implementado para proteger al país”, dijo Richard Clarke, uno de los miembros de la comisión y exfuncionario de contraterrorismo del gobierno. “Lo que estamos diciendo es que esos mecanismos pueden ser más transparentes”.      

El panel se estableció como parte de la respuesta de la Casa Blanca a las filtraciones del excontratista de la NSA Edward Snowden sobre el alcance de los programas de espionaje del gobierno. Snowden es prófugo de la justicia estadounidense y recibió asilo temporal en Rusia. La Casa Blanca realiza su propia revisión de los programas de inteligencia, y se prevé que Obama haga saber sus decisiones en enero.      

La Casa Blanca había planeado originalmente difundir el informe en enero, pero funcionarios dijeron que se decidió difundirlo antes para evitar reportes de prensa imprecisos sobre su contenido.      

La propuesta más radical de la comisión daría fin a la facultad de la NSA de almacenar los datos telefónicos y en su lugar requeriría que fueran guardados por las compañías telefónicas o por un tercero. El acceso a los datos se permitiría solo mediante una orden de la Corte de Vigilancia de Inteligencia en el Extranjero. “Con respecto a los metadatos de las llamadas telefónicas, creemos que debe haber una revisión judicial antes de que se tenga acceso a esa información, y creemos que el gobierno no debe retenerlos”, dijo Clarke.      

Si ambas recomendaciones se implementan, es probable que demoren el proceso de recolección de información de inteligencia. Las recomendaciones del panel permiten excepciones “en emergencias”, lo que deja abierta la posibilidad de que las agencias de espionaje revisen rápidamente la información y pidan autorización después si sospechan de un ataque inminente.      

La comisión no dijo por cuánto tiempo se requeriría que las compañías telefónicas mantengan los datos privados. Las políticas de las empresas a este respecto varían, de acuerdo con información suministrada recientemente a la Comisión de Comercio del Senado, y van desde un año en Verizon y US Cellular hasta 10 años en T-Mobile.      

Otro cambio recomendado por el panel endurecería el uso de las llamadas cartas de seguridad nacional, las cuales dan a las autoridades amplias facultades para demandar registros telefónicos y financieros sin previa aprobación judicial en casos de seguridad nacional. El grupo de trabajo recomendó que las autoridades consigan primero una “constatación judicial” que muestre “bases razonables” de que la información buscada es relevante para actividades de terrorismo o de espionaje.      

El grupo trabajó con la dirección del titular de la NSA e incluyó funcionarios que trabajaron anteriormente en el gobierno de Obama, incluso el exsubdirector de la CIA Michael Morell. 




Volver arriba