Obispo de Los Ángeles ocultó nombres de víctimas

Por GILLIAN FLACCUS

El sacerdote Nicolás Aguilar Rivera acusado de abusar de al menos 26 menores

LOS ANGELES (AP).- Un sacerdote mexicano abusó de al menos 26 monaguillos durante su estancia de 10 meses en Los Ángeles de acuerdo con el archivo confidencial de la arquidiócesis y registros de la policía dados a conocer el miércoles por los abogados de las víctimas.

Los detectives que investigan las acusaciones contra Nicolás Aguilar Rivera, un párroco mexicano que fue enviado de México a Los Ángeles consiguieron los nombres a través de las familias de la parroquia y llegaron a la conclusión de que el sacerdote abusó de al menos 26 chicos durante su estancia. Cuando la policía de Los Ángeles investigaba las acusaciones de abuso sexual por parte de un sacerdote católico en 1988 solicitaron una lista de monaguillos de la última parroquia en la que el ministro había oficiado.

Pero el arzobispo Roger Mahony dijo a un ayudante que no entregara la lista bajo el argumento de que no quería que los chicos fueran alterados por la investigación y creía que los monaguillos eran demasiado mayores de edad para ser víctimas potenciales, de acuerdo con una declaración hecha pública el miércoles.

Veinticinco de las presuntas víctimas eran monaguillos y la 26ava se preparaba para ser sacerdote, dijo Anthony DeMarco, abogado de los demandantes. No está claro el impacto que tuvo Mahony en la investigación aunque en esos años la policía se quejó de que la arquidiócesis no cooperó plenamente con la investigación.

La declaración de Mahony fue obtenida por The Associated Press y es parte de la evidencia incluida en un acuerdo extrajudicial por la acusaciones de abuso sexual contra Aguilar Rivera y otros cuatro sacerdotes. La arquidiócesis, la mayor de Estados Unidos, aceptó pagar 13 millones de dólares a 17 víctimas.

Desde 2006 la arquidiócesis ha pagado más de 700 millones por acuerdos extrajudiciales a cientos de víctimas que presentaron demandas por abuso sexual. Archivos internos de la iglesia sobre los sacerdotes acusados fueron dados a conocer el año pasado por órdenes de la corte.

En ellos se demuestra que Mahony, quien fue ordenado cardinal y se retiró en 2011 maniobró en las sombras junto con su principal asistente, monseñor Thomas Curry para proteger a los violadores, controlar los daños y mantener a los parroquianos en la oscuridad. Cuando los archivos de dieron a conocer fiscales dijeron que los casos estaban fuera del estatuto de las limitaciones para proceso criminal que se aplican a autoridades de la iglesia.

El testimonio jurado de Mahony en el caso de Aguilar Rivera es significativo porque es la primera ocasión en que se le interroga bajo juramento acerca de los abusos sexuales de clérigos desde que se dieron a conocer los archivos de la iglesia. Durante otras declaraciones los fiscales carecían de documentos para respaldar sus preguntas, dijo DeMarco.

“En esta ocasión, cuando trate de usar la rutina de `no recuerdo’, pondré el documento frente a sus ojos y le diré: `usted escribió esto, ¿no es así?”, señaló. El abogado de la arquidiócesis J. Michael Hennigan dijo que Mahony no dio a conocer la lista de monaguillos porque no creía que ninguna de las presuntas víctimas estuviera entre ellos. Mahony se encontraba en Roma el miércoles y no estaba disponible para hacer comentarios, dijo Hennigan.

“Lo que recuerdo es que en el momento en que se escribió ese memorando no había indicación de que los monaguillos estuvieran involucrados”, dijo el abogado, quien agregó que Mahony trató “vigorosamente” de que Aguilar Rivera fuera llevado a Estados Unidos para ser procesado luego de su huida.

“Lo que sé es que hubo un momento en que le dábamos a la policía cualquier cosa que nos pidiera y fue poco después de esto, pero no sé si la policía volvió a hacer la petición”, dijo acerca de la lista. En enero de 1988 Aguilar Rivera fue acusado por dos familias quienes dijeron que había hecho tocamientos inadecuados a los niños y en un caso se metió a la cama de un niño tras beber demasiado en una fiesta navideña en la casa de la familia.

El sacerdote se enteró de las quejas por conducto de Curry y escapó a México antes de que la policía fuera avisada. Sigue en condición de fugitivo y se creen que está en México.

Etiquetas:,