Obama entra en campaña por el Senado

DENVER, Colorado, EE.UU. (AP).- Por primera vez, el presidente Barack Obama se enfila a una importante campaña política que pudiera determinar si los demócratas mantienen el control del Senado. El viaje de Obama a Colorado para recaudar fondos a favor del senador Mark Udall subraya los riesgos políticos de demócratas vulnerables de que se les vincule con un presidente cada vez más impopular.      

Obama será la estrella de una actividad de recaudación de fondos de mucho peso a favor de Udall en Denver el miércoles, pero las cámaras de organizaciones noticiosas no tendrán acceso. El despacho de Udall también dice que el senador no asistirá a un discurso del presidente sobre temas económicos que Obama planea pronunciar en Denver, lo que asegura que no habrá fotos de los dos juntos.      

Los republicanos se apresuraron a criticar los planes de Udall, deseosos de vincular al senador con un presidente que ha perdido lugar en las encuestas de opinión, tanto en el país como en Colorado.  “El mensaje del senador Udall al presidente es claro: que me ayude a recaudar dinero a puertas cerradas, que evite que la prensa tome fotos de los dos juntos y evitar a toda costa encuentros con el pueblo de Colorado”, dijo Alex Siciliano, portavoz del representante Cory Gardner, oponente de Udall en las elecciones de noviembre.      

Udall es uno de varios senadores demócratas en peligro de perder su escaño a finales de año, lo que colocaría el Senado al alcance del Partido Republicano por primera vez durante la presidencia de Obama. Perder el control del Senado sería devastador para las probabilidades de que el presidente pueda aprobar alguna ley importante en los dos años que le quedan en el cargo, aunque sus perspectivas pudieran ser ligeramente mejores si los demócratas se mantienen como mayoría en el Senado y los republicanos en la Cámara.      

Aunque Obama ha dicho que mantener el control del Senado es una de sus prioridades, tiene limitaciones en hasta dónde puede participar para ayudar a los miembros más amenazados de su partido. Al igual que Udall, la mayoría son de estados indecisos o de inclinación conservadora como Luisiana, Arkansas y Carolina del Norte, donde las relaciones cercanas con el presidente pueden ser más negativas que de ayuda.      

Hasta ahora, los senadores demócratas vulnerables han tomado distancia de Obama. Pero con la actividad del miércoles, Udall está rompiendo el hielo, aunque con tibieza.      

Los boletos del almuerzo cuestan hasta 15.000 dólares por pareja, y los fondos recaudados se dividen entre la campaña de Udall y el Comité de Campaña de Senadores Demócratas. Aunque Obama ha asistido a numerosos eventos del Comité, la actividad del miércoles es la primera vez que se presenta directamente a nombre de un demócrata en apuros.      

Algunos reporteros estarán en el salón cuando Obama hable, pero no se permitirán cámaras y los periodistas tendrán que salir del lugar durante la sesión de preguntas y respuestas del presidente con los donantes. Esto es lo normal en la mayoría de las sesiones de Obama con los donantes.




Volver arriba