Obama analiza estrategia para mantener vital control de Senado

WASHINGTON (EFE).— El presidente de EE.UU., Barack Obama, analizó hoy a puerta cerrada con legisladores demócratas la estrategia para mantener el control del Senado en las elecciones de noviembre, algo vital para poder avanzar en su agenda de prioridades durante los tres años que le quedan en la Casa Blanca.

La reunión se celebró en el estadio de béisbol de los Nacionales de Washington, en coincidencia con el retiro anual organizado por los senadores demócratas y cuando faltan nueve meses para los comicios legislativos.

La semana está siendo complicada para los demócratas, en particular tras conocerse que su líder en el Senado, Harry Reid, rechaza un proyecto respaldado por Obama para agilizar la aprobación en el Congreso de los tratados comerciales internacionales y por la difusión de un informe que no deja bien parada a la reforma sanitaria promulgada en 2010.

Según anotó la Casa Blanca en un comunicado posterior al encuentro, Obama “discutió la prioridad compartida” con los senadores de “la expansión de oportunidades para todos los estadounidenses mediante la creación de puestos de trabajo y el crecimiento de la economía”.

“En la reunión, el presidente reiteró su promesa de hacer de 2014 un año de acción y subrayó su compromiso con los temas cruciales, incluyendo la importancia de aumentar el salario mínimo a los 10,10 dólares la hora, asegurar que las mujeres reciban un salario igual por un trabajo igual” y fortalecer la industria, agregó la nota.

Al retiro de los demócratas también se unió el expresidente Bill Clinton, quien sigue siendo una “prominente figura” dentro del partido, como anotó hoy el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

En su rueda de prensa diaria, Carney admitió que, como “jefe” del partido que es, “por supuesto” que Obama ya está pensando en las elecciones de noviembre, en las que se renovarán todos los escaños de la Cámara de Representantes y un tercio de los del Senado.

Los demócratas y sus aliados independientes tienen actualmente 55 escaños en el Senado, frente a los 45 de los republicanos, y tendrán que defender en noviembre 21 de los 35 que se renovarán, muchos de ellos en estados de tendencia conservadora.

Pero, según el portavoz, el objetivo del encuentro del presidente con los senadores demócratas era, ante todo, ver las “formas de avanzar en las prioridades” que comparten con el Ejecutivo para este 2014.

Este martes, Obama ya se reunió con legisladores demócratas de la Cámara de Representantes, con los que habló precisamente de algunas de las metas que se propone conseguir este año, entre ellas el aumento del salario mínimo, la reforma migratoria y el fortalecimiento del sistema educativo.

Además, el lunes el presidente recibió en la Casa Blanca al senador Reid, pero no trascendieron detalles de lo abordado entre ambos.

El líder de los demócratas en el Senado expresó claramente la semana pasada su rechazo a un proyecto de ley para actualizar la llamada “vía rápida” para la aprobación en el Congreso de los tratados comerciales internacionales.

De prosperar ese proyecto, el Congreso sólo podrá pronunciarse a favor o en contra de un tratado comercial suscrito por EEUU con otro país o grupo de naciones.

Eso implica que los legisladores no tendrán potestad para enmendar el texto, con lo que el proceso de aprobación de los acuerdos se agilizaría notablemente, en un momento en el que Obama busca avanzar en los tratados que EEUU negocia con la Unión Europea (UE) y con un bloque de países del Pacífico.

Sacar adelante ambos acuerdos “es una prioridad” para Obama porque son “buenos para la economía y los trabajadores estadounidenses”, reiteró hoy Carney.

Al desacuerdo entre Obama y Reid sobre la “vía rápida” se ha sumado la divulgación de un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, en inglés), un organismo no partidista, que sostiene que la reforma sanitaria hará que el número de trabajadores a tiempo completo en el país se reduzca en 2,3 millones hasta 2021.

De acuerdo con el informe, rápidamente rechazado por la Casa Blanca, los mayores afectados por la reforma, uno de los mayores logros del mandato de Obama, serán los trabajadores con salarios más bajos y el impacto en el mercado laboral empezará a sentirse en 2016.

Asimismo, el diario The Wall Street Journal publicó hoy un análisis sobre financiación electoral en el que alerta de que los republicanos están cerrando la brecha de recaudación con los demócratas en varias contiendas clave para el control del Senado.

Los datos presentados por el diario muestran que los republicanos recaudaron más que los demócratas en el último trimestre de 2013 en los estados de Alaska, Arkansas, Montana, Dakota del Sur y Virginia Occidental.




Volver arriba