Nueva jornada de violencia en Ferguson

Policía señalan manifestantes en Ferguson.- (AP)

Policía señalan manifestantes en Ferguson.- (AP)

WASHINGTON (Notimex).- La comunidad de Ferguson amaneció hoy con olor a gases lacrimógenos y gasolina quemada tras una nueva jornada de violencia que se extendió hasta las primeras horas de este martes, y dejó un saldo de dos heridos y al menos 31 arrestados.

Los choques se produjeron después de que una pacífica manifestación nocturna, en protesta por la muerte del joven afroamericano Michael Brown, se tornó violenta cuando los policías trataron de dispersarla y fueron confrontados con bombas molotov, botellas y piedras.

La policía respondió disparando bombas de humo y gases lacrimógenos, y procediendo al arresto de quienes no atendieron la orden de dispersarse, provocando escenas de caos.

Al menos un fotógrafo y dos reporteros alemanes fueron detenidos de manera breve por ignorar las órdenes para retirarse de la calle, de acuerdo con la policía, en tanto que otro fotógrafo fue alcanzado por una bomba de gas lacrimógeno.

Ambos lados culparon a agitadores provenientes de otras partes de Misuri y aún de otros estados como Nueva York, California y Virginia Occidental, como los responsables de instigar a la violencia.

“Existe una peligrosa dinámica en la noche que ha permitido a un pequeño grupo de agitadores esconderse entre la multitud y después tratar de generar caos’, acusó el capitán Ron Johnson, de la policía estatal a cargo de las tareas de vigilancia en Ferguson.

Hablando con periodistas, Johnson dijo haber atestiguado el caso de una persona herida por arma de fuego, e un hizo un llamado a los residentes de Ferguson, comunidad de 22 mil habitantes en las inmediaciones de San Luis, a que se manifiesten durante el día.

Aunque el gobernador de Misuri, Jay Nixon, anunció el lunes el despliegue de la Guardia Nacional en respuesta a la situación, sus elementos permanecieron la noche del lunes a la distancia, dejando en manos de la policía local y estatal el accionar para dispersar a los inconformes.

La incierta situación obligó mientras tanto a las autoridades a aplazar hasta la semana próxima el reinicio de las clases en las escuelas de educación básica.

Se tiene previsto el arribo a Ferguson este martes de Ronald Davis, director de la oficina del Departamento de Justicia que supervisa políticas policíacas, a fin de evaluar mejoras en la respuesta de las agencias del orden para controlar estas manifestaciones.

La visita de Davis precederá la que efectuará el miércoles el procurador general de Justicia, Eric Holder, por instrucciones del presidente Barack Obama.

Trascendió igualmente que un gran jurado podría empezar a recibir el jueves próximo evidencia de la fiscalía local sobre el caso de Brown, con miras a determinar si se presentan cargos contra el policía municipal Darren Wilson.

Brown, de 18 años de edad, fue muerto por Darren el pasado 9 de agosto, desatando desde entonces una ola de protestas por parte de la comunidad afroamericana que ha denunciado su muerte como injustificada. El policía es de raza blanca.

Una autopsia independiente ordenada por la familia del joven dada a conocer el lunes reveló que Brown recibió seis disparos de arma de fuego por parte del policía, cuatro en el brazo derecho y dos más en la cabeza, incluyendo una en la corona del cráneo que le provocó la muerte.




Volver arriba