No a “dos categorías”

Obama apoya la ciudadanización de inmigrantes

El presidente Barack Obama firma un compromiso al que llegó con más de 300 empresas para fomentar la contratación de desempleados. Observa el vicepresidente, Joe Biden, en evento ayer en la Casa Blanca

WASHINGTON (EFE y AP).- El presidente Barack Obama afirmó que en cualquier escenario los inmigrantes indocumentados deben poder acceder a la ciudadanía, porque no quiere una situación en la que haya “dos categorías” diferentes de personas en el país.

Obama habló así después sugerir, en una entrevista con CNN, que podría aceptar un acuerdo sobre la reforma migratoria que no incluya una vía especial a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados siempre y cuando, una vez legalizado su estatus, puedan optar a ella por los caminos usuales.

“Creo que en cualquier escenario deberíamos asegurarnos de que al final del día esas personas (los indocumentados) pueden convertirse en ciudadanos, porque no queremos una situación en la que tengamos dos categorías de personas en el país”, comentó Obama en una sesión de preguntas con ciudadanos a través de Google+.

“Obviamente, el diablo está en los detalles. Pero mi firme creencia es que podemos conseguir una reforma migratoria este año”, subrayó Obama al declararse “modestamente optimista” acerca de que el Congreso actúe al respecto en este 2014.En la entrevista concedida el jueves a CNN, antes de que se conocieran los principios republicanos, y emitida este viernes, Obama se mostró abierto a dialogar y negociar con los conservadores para sacar adelante la reforma.”Me sentí alentado por el proyecto de ley bipartidista que aprobó el Senado. Creo, sinceramente, que (John) Boehner y un número de republicanos de la Cámara, gente como Paul Ryan, de verdad quieren conseguir un proyecto serio de reforma migratoria. Y tenga en cuenta que el proyecto de ley del Senado y la legislación que yo he apoyado ya exige un largo proceso para ganar la ciudadanía”, afirmó.Si el presidente de la Cámara (Boehner) “propone algo que de inmediato no haga que la gente sea deportada, que las familias no sean separadas, y que seamos capaces de atraer a los mejores estudiantes jóvenes (…) y que luego haya un proceso regular hacia la ciudadanía, no veo cuán grande es la diferencia” entre la propuesta del Senado y la republicana, matizó.En la misma línea, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, comentó que Obama no va a “prejuzgar” los principios establecidos por los republicanos, ya que ni siquiera forman parte de un proyecto de ley, aún por elaborar.Obama “no prejuzgará lo que espera sea un proyecto de ley que llegue a su mesa cuando en este momento ese proyecto de ley, por lo menos en la Cámara, aún no existe”, aclaró el portavoz.Sin embargo, Carney puntualizó también que “los principios” sobre ciudadanía del presidente “no han cambiado”.El presidente y otros demócratas han insistido durante mucho tiempo en que la legislación para reformar el sistema de inmigración debe incluir un camino a la ciudadanía para los indocumentados, un requisito para muchos innegociable.Los líderes republicanos presentaron una serie de principios para abordar las propuestas de reforma migratoria, entre los cuales se considera proveer un mecanismo para naturalizar a los niños que fueron traídos a EE.UU. sin autorización.

Los principios también estipulan que la seguridad nacional y económica del país depende de exigir que las personas que viven y trabajan en su territorio sin la debida autorización se regularicen ante la ley. Descartan también implementar un mecanismo especial de naturalización, sin embargo los inmigrantes que viven en el país sin permiso podrían quedarse y regularizar su estatus si pasan una revisión de antecedentes, pagan multas e impuestos atrasados, aprenden a hablar inglés y comprenden el civismo nacional, además de poder mantenerse sin requerir de la seguridad social.

El presidente de la cámara baja John Boehner y otros líderes republicanos distribuyeron los principios entre sus copartidarios en su retiro anual en Maryland. The Associated Press obtuvo una copia el jueves.Boehner ha sido criticado por varios legisladores conservadores que denuncian que la propuesta otorgará estatus legal a personas que violaron la ley, dudan del compromiso del presidente Barack Obama para hacer cumplir la ley, y están renuentes a otorgarle al mandatario una victoria legislativa.El senador Jeff Sessions, el republicano de mayor jerarquía en la Comisión de Presupuesto del Senado, entregó la víspera a los 232 republicanos de la cámara baja un documento de 30 páginas en el que respondía punto por punto al plan de la dirigencia.Sessions advirtió que la propuesta perjudicará a los trabajadores estadounidenses, a los contribuyentes y al estado de derecho. Al lado de otros opositores a la reforma migratoria, Sessions sostiene que otorgarle estatus legal y autorización laboral a los inmigrantes equivale a una amnistía y les concede indebidamente el derecho a recibir la ciudadanía.CIUDAD DE MÉXICO(SinEmbargo/Huffington Post).- En un viraje, los republicanos aceptaron la legalización de los indocumentados en Estados Unidos y la ciudadanía para los dreamers, es decir, quienes llegaron de niños de manera ilegal, con ciertas condiciones. Este martes, cuando el Presidente Obama en su discurso anual del estado de la Unión mencionó la necesidad de la reforma migratoria, algunos activistas le criticaron diciendo que no le había dedicado al tema un espacio suficiente, que no había confrontado a sus rivales políticos, que no había sido claro. Otros les respondieron diciendo que si lo hacía era por una razón: que la reforma se está negociando, que conviene mantener silencio, que no quería confrontar a sus contrapartes en un debate práctico, concreto. Ahora, se están revelando detalles de un posible acuerdo migratorio entre la mayoría de los republicanos en la Cámara de Representantes y la Casa Blanca, al publicarse un documento de principios republicanos. “Estas personas”, dice el documento dado a conocer por la bancada republicana en la Cámara Baja, “podrán vivir legalmente y sin temor en Estados Unidos, pero solo después de haber admitido su culpa, aprobado exámenes rigurosos de su prontuario, pagado multas significativas, pagado impuestos atrasados, desarrollado conocimientos del inglés de educación cívica estadounidense y si es que son capaces de mantenerse a sí mismos y a sus familias (sin acceso a beneficios públicos)”. Si bien a primera vista el acuerdo -y las declaraciones de los políticos que acompañaron su publicación- excluye la vía a la ciudadanía para los indocumentados que sean así legalizados, algunos medios como Fox News anunciaron que la ciudadanía sería accesible para “algunos” de los inmigrantes. Si bien en principio el documento repite las mantras republicanas respecto a la necesidad de fortalecer la frontera, impedir nuevos cruces ilegales y que los sin papeles sean empleados en Estados Unidos, avanza en decretar la necesidad de que los dreamers -los hijos de indocumentados que fueron traídos al país ilegalmente siendo niños- puedan no sólo legalizarse sino también acceder a la ciudadanía: “Uno de los grandes principios fundamentales de nuestro país fue que los niños no fuesen castigados por los errores de sus padres. Es hora de proveerles una oportunidad para la residencia legal a aquellos que llegaron aquí como niños sin culpa de su parte, aquellos que no tienen otra casa que no sea ésta. A quienes cumplan ciertos requisitos y hayan servido honorablemente en nuestras fuerzas armadas u obtenido un título universitario, esto es lo que haremos”. Inmediatamente, activistas como Angela Kelley, del Centro de Progreso Estadounidense, reaccionaron al documento republicano con un tono generalmente positivo en una declaración enviada a esta redacción: “Nos anima que los republicanos de la Cámara de Representantes finalmente están listos para avanzar hacia la reforma migratoria. El costo de la inacción fue significativo. El precio devastador que pagan las comunidades y familias de trabajadores sigue subiendo, cuando se deportan mil inmigrantes cada día. Nuestra economía sigue sufriendo de este estatus quo disfuncional”.




Volver arriba