Mujer aguarda sentencia por matar a su esposo

Jordan Linn Graham, de 22 años, se declaró culpable del cargo de homicidio en segundo grado de su esposo Cody Johnson, de 25 años.

MISSOULA, Montana (AP).- Una mujer de Montana que aceptó haber empujado a su esposo a un precipicio ocho días después de que se casaran será sentenciada el jueves, aun si intenta retirar su declaración de culpabilidad con la que buscaba evitar la prisión perpetua.

Jordan Linn Graham, de 22 años, residente de Kalispell, se declaró culpable en diciembre del cargo federal de homicidio en segundo grado de su esposo Cody Johnson, de 25 años.

La procesada admite que empujó a Johnson a un precipicio en el Parque Nacional Glacier el 7 de julio después de una discusión.

Sin embargo, el abogado de Graham buscaba esta semana retirar la declaración en la que ella acepta la comisión del delito después de que la oficina del secretario de justicia exigiera que se le imponga una sentencia de entre 50 años de cárcel y prisión perpetua.

Los fiscales recomendaron la pena larga debido en parte a que afirman que Graham al parecer había planeado la muerte de Johnson.

El abogado defensor Michael Donahoe dijo que el punto de la intención quedó zanjado cuando Graham se declaró culpable de homicidio en segundo grado con base en extrema imprudencia.

Donahoe arguyó que la “extremada imprudencia pero acto no intencional” de ella le garantizaba a la acusada 10 años de cárcel.

El gobierno dijo en una respuesta presentada el miércoles que la descripción de los acontecimientos de la acusada no lo limitaba en la recomendación del periodo de prisión.

El fiscal adjunto Kris McLean arguyó que la corte puede considerar cualquier información sobre los antecedentes, carácter y conducta de la acusada para el establecimiento de la sentencia.

Los fiscales dijeron que el hecho de que Graham estuviera infeliz de su nuevo matrimonio, que de alguna manera se quedara con el único juego de llaves del vehículo que Johnson condujo hasta el parque el 7 de julio y que ella enviara un mensaje de texto a un amigo en el que decía que si no volvía a saber de ella esa noche es que “algo había sucedido” indicaba que Graham “planeaba y consideraba la comisión de un homicidio”.




Volver arriba