Militares de EE.UU., a Iraq

Fuerzas especiales acuden a entrenar las tropas iraquíes

Militares Al Qaeda vigilan un retén que pertenece al Ejército iraquí en la refinería Beiji, en Bagdad, Iraq

WASHINGTON (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció ayer el envío de hasta 300 miembros de las fuerzas especiales para recabar inteligencia y entrenar desde la retaguardia a las fuerzas iraquíes, y afirmó que mantiene abierta la opción de desplegar una “acción militar selectiva, si la situación lo requiere”.

Según Fox News, Obama parece que se inclina por la posibilidad de enviar este contingente de fuerzas especiales, aunque reconoce que podría ser una opción delicada, ya que podría exponer a los soldados a combates y fuego enemigo.

La CNN especificó que los integrantes de las fuerzas especiales se desplegarían en cuarteles generales del Ejército iraquí, en zonas estratégicas de ese país, pero siempre alejados del frente.

Obama realizó ayer una declaración sobre Iraq poco después del mediodía: prometió que cualquier acción militar en ese país no incluirá tropas sobre el terreno realizando un rol de combate.

Las tropas estadounidenses abandonaron totalmente Iraq a finales de 2011, después de que la Casa Blanca cediera a las presiones del gobierno del primer ministro Nuri al Maliki para no mantener presencia militar en el país.

Desde la semana pasada, las milicias del grupo extremista suní del Estado Islámico de Iraq y el Levante (EIIL) tomaron ciudades estratégicas y amenazan con llegar a Bagdad “y hundir al país en una guerra civil”.

La Casa Blanca estuvo barajando varias opciones para frenar los avances del EIIL, entre ellas ataques aéreos selectivos, al tiempo que parece inclinarse porque el chiita Al Maliki abandone el poder para dar paso a un gobierno más integrador.

Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, aseguró ayer que el plan para Iraq del presidente estadounidense, Barack Obama, no estará centrado “específicamente” en el primer ministro Nuri al Maliki, en medio de crecientes presiones a Washington para retirar su apoyo al gobernante iraquí.

“Esto no se trata de Al Maliki. Lo que está haciendo Estados Unidos se trata de Iraq, no se trata de Al Maliki. Y nada de lo que el presidente decida hacer va a estar centrado específicamente en el primer ministro Al Maliki, estará centrado en el pueblo de Iraq”, afirmó Kerry en una entrevista emitida ayer por la cadena NBC News.Subrayó que la permanencia de Al Maliki en el gobierno iraquí “deben decidirla los iraquíes” y que lo que preocupa a Estados Unidos son los avances del grupo EIIL, que es “aún más extremista que Al Qaeda”.

Al Maliki es visto cada vez más en la Casa Blanca y el Pentágono como el principal responsable de la tensión sectaria en Iraq, y se espera que Obama condicione su plan ante la crisis a una exigencia de medidas políticas al Ejecutivo iraquí para avanzar hacia un modelo de Gobierno más representativo de la población.

Kerry aseguró, además, que ninguna opción “está fuera de la mesa”, incluida la posibilidad de ataques aéreos sobre objetivos del EIIL.El secretario de Estado también quiso aclarar que la cooperación de Estados Unidos con Irán ante la crisis en Iraq será limitada, después de que representantes de ambos países, que carecen de relaciones diplomáticas desde los años 80, conversaran sobre el asunto el lunes en Viena.”Estamos interesados en comunicarnos con Irán para asegurarnos de que los iraníes sepan en qué estamos pensando y viceversa, y que compartamos información para que nadie cometa errores”, señaló Kerry.Pero descartó rotundamente que Estados Unidos se plantee trabajar directamente con Irán para resolver la crisis.”No estamos contemplando cómo vamos a hacer eso, ni si lo vamos a hacer. Eso no está sobre la mesa”, sentenció.Obama hará próximamente una declaración sobre Iraq después de reunirse con su equipo de seguridad nacional en la Casa Blanca, y según varios medios estadounidenses, se espera que anuncie el envío de un centenar de miembros de las fuerzas especiales para recabar inteligencia y entrenar desde la retaguardia a las fuerzas iraquíes.

Unión | EE.UU. e Irán

John Kerry, secretario de Estado de Estados Unidos, aclaró cómo será su relación de cooperación con Irán.

Cooperación

Kerry señaló que la cooperación de Estados Unidos con Irán ante la crisis en Iraq será limitada, después de que representantes de ambos países, que carecen de relaciones diplomáticas desde los años 80, conversaran sobre el asunto el pasado lunes en Viena.

Descartó la unión

“Estamos interesados en comunicarnos con Irán para asegurarnos de que los iraníes sepan en qué estamos pensando y viceversa, y que compartamos información para que nadie cometa errores”, pero descartó rotundamente que Estados Unidos se plantee trabajar directamente con ese país para resolver la crisis. “No estamos contemplando cómo vamos a hacer eso, ni si lo vamos a hacer. Eso no está sobre la mesa”, sentenció.



Volver arriba