Michelle Obama evitará temas espinosos en China

WASHINGTON (EFE).— La primera dama de EE.UU., Michelle Obama, parte mañana rumbo a China para una gira de una semana en la que evitará temas espinosos como los derechos humanos e insistirá en la importancia de los vínculos culturales entre ambos pueblos.

La primera dama viajará acompañada por sus dos hijas, Malia y Sasha, y de su madre, Marian Robinson, en lo que los medios estadounidenses han interpretado como “un gesto sutil” a los valores tradicionales chinos.

La Casa Blanca ha asegurado que la agenda de la primera dama, que incluye un paseo por la Gran Muralla, una visita a las figuras de los guerreros de Terracota y otra a una reserva de osos panda en la provincia de Sichuan, en el suroeste del país, buscará reforzar los vínculos entre ambos pueblos.

“Su visita y su agenda envían el mensaje de que la relación entre EE.UU. y China no es solo entre líderes. Es una relación entre pueblos”, afirmó el lunes en rueda de prensa telefónica Ben Rhodes, asesor de seguridad nacional de la residencia oficial.

Rhodes calificó de “crítico” ese acercamiento, sobre todo entre los jóvenes, dado que, dijo, ambos países están llamados a jugar un papel clave en la escena internacional en el presente siglo.

“Creemos que esa insistencia en las relaciones entre los pueblos, en la educación y el empoderamiento de los jóvenes resonará en China”, destacó Rhodes, quien insistió en que los programas de intercambio cultural benefician a ambos socios comerciales.

La gira de Michelle Obama llega tras la reciente tensión bilateral a raíz de la visita del Dalái Lama a la Casa Blanca, que propició una queja formal china y se suma a otros desacuerdos diplomáticos, como el referente a los islotes japoneses en el Mar de China Oriental.

“La tensión está siempre ahí”, dijo Rhodes, quien aseguró que Michelle Obama podría ayudar a limar asperezas y reducir la desconfianza mutua entre las dos grandes potencias económicas.

Para ello, se evitarán temas espinosos, como el de los derechos humanos o la situación de las minorías.

En lugar de eso, Michelle Obama se concentrará en hablar de temas como el poder de la tecnología o en compartir su propia historia personal.

Educada en las prestigiosas universidades de Princeton y Harvard y exitosa abogada antes de llegar a la Casa Blanca en 2009, la primera dama nació y se crió en un barrio pobre y negro del sur de Chicago.

Sus padres, ha recordado ella en varias ocasiones, la educaron para que pensara en lo posible y no en lo imposible y la instaron a superarse y a adquirir los estudios que ellos no pudieron tener.

“Se concentrará (…) en su propia historia personal, que creo resuena con jóvenes de todo el mundo”, afirmó Rhodes.

“Sus padres no fueron a la universidad pero siempre insistieron en la importancia de la educación ante la primera dama y su hermano y los animaron a utilizarla como una forma de tener éxito y avanzar”, señaló el asesor de la Casa Blanca.

Michelle Obama aterrizará en Pekín el jueves y participará en los primeros actos oficiales el viernes, con una visita a una escuela que prepara a sus alumnos para estudiar en el extranjero.

Ese mismo día paseará por la Gran Muralla, acompañada de Peng Liyuan, la esposa del presidente chino, Xi Jinping, quien la agasajará con una cena y una actuación.

El sábado visitará el centro de la Universidad de Stanford (California) en la Universidad de Pekín, donde tendrá la oportunidad de hablar con jóvenes chinos que han estudiado en EE.UU.

Su agenda ese día incluye la visita al Palacio de Verano de la capital, antigua residencia estival de los emperadores.

El domingo participará en una mesa redonda sobre educación y emprenderá rumbo a Xian, la antigua capital de China en el centro del país, donde visitará el museo de los guerreros de Terracota

El martes visitará la ciudad de Chengdu, capital de la provincia de Sichuan, donde se reunirá con estudiantes y miembros del consulado estadounidense.

El miércoles, último día de su gira, acudirá a la reserva de osos panda de Chengdu y cenará en un restaurante tibetano.




Volver arriba