La migración infantil la ocasiona el miedo

Piensan que el riesgo es menor si viajan a EE.UU.

LOS ÁNGELES (EFE).- La mayoría de los menores que emigra sin acompañamiento desde Centroamérica a Estados Unidos lo hace por miedo a ser víctimas de la violencia que azota la región, de acuerdo con el resultado de un estudio de la investigadora Elizabeth Kennedy.

“Los menores y los padres de familia piensan que el riesgo de los niños en la ruta hacia Estados Unidos no es tan grande como el riesgo de quedarse en su país, porque sienten que quedarse es para morir”, dijo la experta.

“En mi investigación inicial con menores salvadoreños he encontrado que de 400 entrevistados, de los que he hecho análisis de 322, el 60% declaran que están huyendo por amenazas de la pandilla Mara Salvatrucha o miedo a la policía, y eso es migración forzada”, aclaró esta investigadora académica de la Universidad Estatal de San Diego y de la Universidad Estatal de California, en Santa Bárbara.

Estas cifras son similares a los datos revelados el pasado mayo por el Alto Comisionado para los Refugiados de Naciones Unidas (ACNUR) en el documento “Niños en huida”, que revela que el miedo es la razón para emigrar en el 66% de los menores salvadoreños, el 54% en hondureños y el 20% en guatemaltecos.”La migración de niños de El Salvador se debe a la violencia generada por las pandillas Maras Salvatrucha y 18; en Honduras es igual, pero hay otro elemento de presión que son las condiciones de pobreza, los cárteles de la droga y otros grupos criminales”, destacó.”En Guatemala, además de las pandillas y carteles, los menores emigran por la extrema pobreza y mucha violencia intrafamiliar. La mayoría de menores guatemaltecos que emigran son indígenas de áreas rurales y de bajos recursos que son objeto de discriminación”, explicó la académica.Con financiación de una beca Fulbright, Elizabeth Kennedy trabaja desde hace ocho meses en el estudio “Niños inmigrantes sin acompañamiento, respuesta de protección para migración forzada de centroamericanos y dinámica de familias centroamericanas”.”Los menores (salvadoreños) que he entrevistado declaran que si se quedan en su comunidad van a ser golpeados, violados o asesinados, y no tienen confianza en la policía, por eso no denuncian”, indicó la investigadora, que también es catedrática universitaria.Según cifras oficiales, en lo que va de año fiscal 2014 (que comenzó en noviembre de 2013), más de 52,000 menores sin acompañamiento de adultos fueron detenidos cuando intentaban entrar ilegalmente en territorio estadounidense, y se prevé que esta cifra roce los 100,000 para finales de 2014.”El 90% de mis entrevistados aseguran tener familiares en Estados Unidos y solamente un 35% declara que se van por reunificación familiar”, contó la investigadora.Elizabeth Kennedy acordó con familiares de 20 menores comunicarse con éstos en el trayecto desde El Salvador a Estados Unidos. “Dieciséis lograron entrar a ese país sin detección, y ya están con sus familiares, cuatro fueron detenidos, dos de ellos liberados; pero los otros dos no sé donde estarán”.

En tanto, los mandatarios de los países miembros plenos del Sistema de la Integración Centroamericana (Sica), reunidos ayer en Punta Cana, en República Dominicana, aprobaron una declaración especial por el drama que viven los niños inmigrantes que viajan sin compañía a Estados Unidos.

Así lo adelantó en su intervención el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, quien calificó la situación de “grave”.El gobernante, quien no reveló el contenido de la declaración, dijo que los países de la región están “uniendo esfuerzos y estrategias” para atender la situación.También dijo que el tema debe ser tratado desde una perspectiva integral, aunque siempre respetando los derechos de los menores.El mandatario guatemalteco aseguró que los países de la región están “uniendo esfuerzos para desarrollar políticas y estrategias que bajo los principios de responsabilidad común pero diferenciada” les permitan “atender esta emergencia, protegiendo los derechos de los menores y privilegiando el interés superior del niño y la reunificación familiar”.Este fenómeno, subrayó, “debe ser abordado desde una perspectiva integral, que brinde mejores oportunidades de desarrollo y bienestar en las comunidades de origen, razón por la cual requerimos más apoyo en la prevención que en la disuasión”.Sobre este tema también se pronunció el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, quien abogó por el respeto de los derechos y la dignidad de los niños indocumentados que son llevados a los albergues en Estados Unidos, adonde llegan sin compañía.En iguales términos se pronunció el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, quien pidió a Estados Unidos tratar cada caso de “manera individual”.Hernández, quien subrayó su “profunda” preocupación por el tema, dijo esperar una respuesta “contundente” sobre este aspecto de la reunión de ayer en Punta Cana.Los niños, que van en busca de sus familiares, emigran principalmente desde Honduras, Guatemala y El Salvador, y la situación ha creado una crisis humanitaria en Estados Unidos.El canciller guatemalteco, Fernando Carrera, anunció esta semana que su país, así como El Salvador y Honduras, planteará en la cumbre una serie de medidas para solucionar esta situación.Carrera afirmó desde su país que las tres naciones propondrán medidas para asegurar la reunificación familiar y el respeto de los derechos humanos de los niños migrantes no acompañados detenidos en territorio estadounidense.




Volver arriba