Juez desestima demanda por Van Gogh

NEW HAVEN (AP).— Un juez federal en Connecticut desestimó las denuncias presentadas por un hombre que afirmaba ser el propietario legal de una pintura de Van Gogh que se ha exhibido en la Universidad de Yale desde hace 50 años.

El juez Alvin Thompson autorizó el jueves la solicitud de Yale para rechazar las afirmaciones de Pierre Konowaloff sobre la pintura, quien dijo que “Le Café de nuit” le fue robada a su familia durante la revolución Rusa.

Yale presentó una demanda en 2009 para reafirmar sus derechos sobre la pintura e impedir que Konowaloff la reclamara. Konowaloff pedía que le devolvieran la pintura, o que le pagaran una restitución, y dijo que el valor de la obra era de entre 120 y 150 millones de dólares.

El juez estuvo de acuerdo con el argumento de Yale señalando la doctrina del acto de Estado por la que las cortes estadounidenses no examinan la validez de las órdenes de expropiación de gobiernos extranjeros. El juez dijo que la pieza era una de las pinturas más famosas del mundo.

“Estamos complacidos de que la corte haya rechazado las afirmaciones de Konowaloff”, dijo Jonathan Freiman, abogado de Yale. “’Le Café de nuit’ es una pieza inmortal que el público puede ver gratis y en su demanda Yale se ha asegurado de que siga así”. Konowaloff afirma que su tatarabuelo, el industrialista y aristócrata Ivan Morozov, compró “Le Café de nuit” en 1908. Rusia nacionalizó la propiedad de Morozov durante la revolución comunista, y el gobierno soviético vendió después la pieza.

La pintura de 1888 muestra el interior de un café con unos cuantos clientes sentados alrededor en mesitas pegadas a la parede y una mesa de billar en el centro. La pieza ha estado por medio siglo en la Galería de Arte de la Universidad de Yale.

Yale argumentó que su propiedad sobre miles de millones de dólares en piezas de arte y otros bienes podría quedar en duda si se le permitiera a Konowaloff apoderarse de la obra. Si alguna corte federal invalidara el decreto de nacionalización ruso de principios del siglo XX podrían surgir tensiones entre Estados Unidos y Rusia, agregó Yale.

La universidad dijo que otros propietarios se han quejado de los títulos que tiene sobre otras obras que les confiscó el gobierno ruso, pero que sus afirmaciones fueron rechazadas por la Corte Suprema de Estados Unidos, así como en cortes estatales y extranjeras.

Yale recibió la pintura como herencia del alumno Stephen Carlton Clark. La universidad dice que Clark compró la pintura de una galería en Nueva York entre 1933 y 1934.

Konowaloff dijo que la adquisición fue “lavado de dinero a través del arte”. Argumentaba que las autoridades confiscaron ilegalmente la pintura y que el hecho de que Estados Unidos consintiera al robo es una violación a la ley internacional.

Yale dijo que la nacionalización de la pintura en Rusia, aunque no es acorde a los valores estadounidenses, no viola la ley internacional.



Volver arriba