Invierno sin tregua ni cuartel

Nuevo frente frío se aproxima a Estados Unidos

1_150214p8elclimaphoto01

WASHINGTON, (EFE).- La tormenta “Pax”, que ha ocasionado esta semana al menos 21 muertes y dejado 100 millones de afectados a su paso desde el sur al nordeste de Estados Unidos, se aleja poco a poco de la costa este, hacia el Atlántico, tras dejar copiosas nevadas y fuertes heladas en la región de Nueva Inglaterra.

Sin embargo, otro pequeño frente frío se aproxima ya desde el medio oeste, donde los pronósticos meteorológicos prevén que se registrarán nuevas precipitaciones en forma de nieve.

En una carretera del estado de Pensilvania ayer se produjo un accidente de tráfico en cadena en el que se vieron implicados alrededor de un centenar de vehículos, provocando 17 heridos y una de las situaciones más aparatosas desde que “Pax” tocara tierra estadounidense el pasado lunes.Entre los vehículos afectados había varios tráiler de gran tonelaje que bloquearon la calzada en diversos puntos.

La tormenta invernal, que ya ha causado la muerte de 21 personas en todo el país, en su mayoría debido a accidentes de tráfico, es la tercera de grandes dimensiones en lo que va de año y se calcula que ha afectado a unos 100 millones de estadounidenses.

La capital de Estados Unidos, que el jueves amaneció completamente cubierta por un manto blanco y con escuelas y oficinas cerradas por el temporal, ayer lo hizo con una mañana soleada, aunque fría, que contribuyó a las labores de limpieza de sus calles.Durante el día, mientras en los estados del sur y sureste prosiguieron los esfuerzos por recobrar la normalidad, Ohio y Misisipi se preparaban para sufrir los últimos coletazos del temporal, fundamentalmente por el nuevo sistema que sigue los restos de “Pax”, que se espera que deje más nevadas en el medio oeste del país.Según el Servicio Nacional de Meteorología, a lo largo del día de ayer las ciudades afectadas por la nieve fueron Saint Louis (Misuri), Indianápolis (Indiana), Louisville (Kentucky), Cincinnati (Ohio) y Charleston (Virginia Occidental).

Según ha indicado la Administración Federal de Aviación, aún hay algunas áreas con dificultades para llevar a cabo una actividad normal en los aeropuertos de LaGuardia y Teterboro, cerca de Nueva York; el Douglas International de Carolina del Norte; el internacional de San Francisco y el Fort Lauderdale-Hollywood International, en Florida.

Por su parte, los servicios de ferrocarril Amtrak suspendieron varios servicios en el nordeste, sur y en las regiones del medio oeste durante este jueves, pero hoy solo se cancelaron dos líneas de larga distancia.

Según las predicciones, el nuevo sistema que ahora acompaña a “Pax” en el medio oeste seguirá una ruta perpendicular y durante el fin de semana se dirigirá hacia la costa este, dejando en algunas zonas hasta 10 centímetros de nieve.

En las zonas más septentrionales se espera que la nieve comience a derretirse definitivamente a mediados de la semana próxima, cuando los vientos cálidos del sur se desplacen hacia el norte del país.

Los estadounidenses esperan ansiosos un tiempo soleado después de vivir uno de los inviernos más rigurosos de los últimos tiempos; primero con la tormenta “Hércules”, luego con el famoso “vórtice polar”, después con la “Janus” y ahora “Pax”, todo ello en menos de dos meses.

Mientras tanto, en Inglaterra, los príncipes Guillermo y Enrique se unieron ayer a sus compañeros de las fuerzas armadas británicas para ayudar a suministrar sacos de arena a los afectados por las inundaciones.

El duque de Cambridge, de 32 años, y su hermano Enrique, de 29, viajaron a primera hora al pueblo de Datchet, en el condado de Berkshire, a las afueras de Londres, donde se sumaron a una cadena humana formada por el Ejército para descargar sacos de arena de un vehículo militar e introducirlos en una camioneta para ser repartidos a los residentes del lugar.

Un portavoz del Palacio de Kensington, residencia oficial del príncipe Guillermo, dijo que los hermanos -hijos del príncipe Carlos- “se han querido unir a la ayuda y al esfuerzo de las fuerzas armadas” en la zona castigada por las lluvias.

Durante estas tareas, el duque de Cambridge, que fue piloto de helicóptero de la Real Fuerza Aérea (RAF), preguntó a un periodista del diario “The Guardian” por qué no dejaba por un momento su trabajo y les ayudaba con los sacos de tierra.

“¿Por qué no dejas tu libreta y nos echas una mano con los sacos de arena?”, dijo al periodista. No obstante, cuando el periodista accedió a ayudar, los militares le dijeron que no llevaba botas de lluvia adecuadas.El príncipe Enrique tiene rango de capitán del regimiento de caballería de los Blues and Royals.

Al mismo tiempo, el Palacio de Buckingham, residencia de la familia real, informó que Isabel II está ayudando a los ganaderos de Somerset afectados, facilitando comida para los animales de las granjas reales de Windsor, al oeste de Londres.

Las inundaciones en el sur y oeste del Reino Unido han dejado miles de hogares sin electricidad y muchas familias se han visto obligadas a abandonar sus casas.

Cifras | “Pax”

100

automóviles

Estuvieron en un accidente de tráfico en Pensilvania, ayer.

3

tormentas invernales

Han azotado esta temporada.




Volver arriba