Hijo de campesino mexicano cerca de la alcaldía de San Diego

 

SAN DIEGO (Notimex).- David Alvarez, un político de 33 años de edad e hijo de un campesino mexicano de Jalisco, busca convertirse en unas semanas en el primer alcalde latino en la historia moderna de San Diego, California.

Alvarez es actualmente el regidor más joven del cabildo de gobierno local y en noviembre redujo unos 20 puntos que le llevaba de ventaja otro aspirante y pasó a segunda vuelta, para los comicios de febrero próximo en los que enfrentará al republicano Kevin Faulconer.

Alvarez, psicólogo profesional y quien ingresó a la política a los 13 años de edad, cuenta ahora con el 46 por ciento de la intención del voto, mientras que su rival tiene el 47 por ciento.

La estrategia ahora ‘es motivar a la gente a que salga a votar para que se atiendan sus prioridades’, dijo.

El aspirante demócrata es el hijo más joven de José Alvarez, un campesino ahora viudo originario de Mascota, en el estado de Jalisco, que trabajó en California como bracero entre 1959 y 1966.

Una década después se mudó a San Diego y David es el único de sus hijos nacido en Estados Unidos.

‘Es la historia de muchas familias de inmigrantes que vienen a Estados Unidos a trabajar duro para proporcionar un mejor nivel de vida, la única diferencia es que yo tengo un puesto más público, pero mi historia no es distinta’, dijo Alvarez en conversación con Notimex.

Las nuevas generaciones ‘estamos siendo más parte de esta sociedad, nos estamos integrando, pero no olvidamos nuestros valores como hijos de inmigrantes’, dijo Alvarez, quien habla español de una manera tan fluida que difícilmente se diría que es estadunidense.

Cuando adolescente, Alvarez fue aceptado por la entonces asambleísta o legisladora de la cámara baja y más tarde senadora estatal, Denise Moreno Ducheny, como enlace de la oficina de la demócrata con el vecindario donde siempre ha vivido, el barrio latino Logan de San Diego.

Logan Heights es semillero de políticos latinos que han cambiado tanto a San Diego como la historia de California.

De Logan salieron el actual presidente de la bancada latina de California, senador Ricardo Lara; el senador estatal más severo para controlar la venta de armas en el país y su trasiego a México, Kevin de León, y el expresidente de la legislatura de California, Fabián Núñez, entre otros.

Alvarez vive ahora en una casa sin lujos con su esposa Xóchitl, apenas a unas cuadras de donde creció cuando era niño.

Barrio Logan es un vecindario de trabajadores que tiene alternadas industrias y viviendas y Alvarez creció junto a una fábrica en la que se usaba cromo, lo que le provocó asma, entre otros males.

Al hablar de Logan y de los dirigentes que han salido del barrio, el candidato reflexionó: ‘Somos producto de un vecindario olvidado por la vieja clase política, que comprendimos que si nosotros no nos poníamos en pie, nadie iba a hablar por nosotros’.

Pero ahora las comunidades que representa ante el gobierno local, como la frontera con México y la diversa zona de City Heights, han comenzado a respaldar a Alvarez porque también representa sus prioridades, como los afroamericanos, los asiáticos, los inmigrantes de Africa y de Medio Oriente.

Cuando Bob Filner renunció a la alcaldía de San Diego a fines de agosto, el favorito para sustituirlo era otro demócrata, Nathan Fletcher, quien aventajaba a Alvarez con por lo menos 20 puntos y en segundo lugar estaba el republicano Faulconer.

Alvarez inició su campaña con la declaración de que quienes buscaban la alcaldía no representaban a todas las comunidades de San Diego.

A la elección de noviembre los demócratas llegaron divididos entre tres aspirantes, Fletcher, Alvarez y Mike Aguirre.

Los republicanos estaban aglutinados en bloque en torno a Faulconer y ya celebraban su triunfo, pero una nueva ley en California exige que los ganadores tengan al menos el 50 por ciento de los votos, y nadie lo consiguió.

Faulconer, quien también es regidor de San Diego, siempre ha sido un líder natural republicano y ahora recorre barrios en los que habla en español con los residentes y abrió una nueva oficina en Normal Hights, un vecindario de inmigrantes de clase media y académicos.

La encuesta que los medios encargaron a la consultora SurveyUSA dice que Falconer y Alvarez están empatados y que entre quienes saldrían a votar sólo hay un 7.0 por ciento de indecisos, en su mayoría electores independientes.

El aspirante latino dijo por su parte que la consulta se refiere a quienes han asegurado que van a votar, pero deja fuera a muchos electores. En los comicios de noviembre de 2012 en que se eligió a Bob Filner sólo participó uno de cada tres electores.

El reto para la elección del 4 de febrero es motivar a los ciudadanos a participar en los comicios inusuales en ese mes, distintos a los tradicionales de noviembre, pero también en llevar a los electores la inquietud de lo que está en juego.

‘Para muchos electores la posibilidad de que yo sea alcalde es la de tener por primera vez sus necesidades comunitarias representadas en el gobierno’, dijo Alvarez.

Un seguidor, Christian Ramírez, director de la Coalición de Comunidades Fronterizas que representa a por lo menos 26 agrupaciones de los cuatro estados limítrofes con México, dijo que es posible motivar a los electores, pero primero hay que llevar el mensaje de Alvarez.

‘Yo soy uno de esos electores, para no ir tan lejos; normalmente no me inclinaría a expresar simpatía por ningún candidato pero ahora se trata de David. A mediados de enero voy a pedir permiso para integrarme de lleno a su campaña’, explicó Ramírez.

Alvarez indicó que su mensaje electoral para las comunidades ahora es que ‘un breve esfuerzo en febrero, de participar en la elección, podría tener cambios permanentes para bien en sus vecindarios’.

 




Volver arriba