GM nombra jefe global de seguridad ante crisis por defecto en sus automóviles

 

WASHINGTON (EFE).- La consejera delegada de General Motors (GM), Mary Barra, nombró hoy a un veterano de la compañía, Jeff Boyer, como vicepresidente de Seguridad Global de Vehículos en un intento de atajar la creciente crisis provocada por un defecto en sus automóviles que puede haber causado cientos de muertes.

Boyer, de 58 años, tendrá la responsabilidad de las llamadas a revisión así como el desarrollo y verificación de la seguridad de los sistemas instalados en los vehículos de GM.

Barra dijo en un comunicado que “el nombramiento de Jeff proporciona a los ejecutivos y directores de GM acceso directo y constante en los críticos temas de seguridad de los clientes. Este nuevo papel eleva e integra nuestro proceso de seguridad bajo un único ejecutivo”.

“Si hay cualquier obstáculo en su camino, Jeff tiene la autoridad para eliminarlos. Si necesita cualquier recurso adicional, los tendrá”, añadió Barra.

Desde mediados de febrero, cuando GM anunció la llamada a revisión de 1,6 millones de vehículos por un defecto en el sistema de encendido que puede provocar la desconexión de los airbag y del motor mientras el vehículo está en movimiento, Barra ha apuntado que los problemas son fruto de la cultura de la “antigua” GM.

Barra, quien asumió la dirección de GM el pasado 15 de enero, defendió la decisión de su equipo de llamar a revisión esos 1,6 millones de automóviles pese a que la empresa ignoró el defecto durante una década y apuntó que la GM nacida tras la suspensión de pagos de 2009 no cometería el mismo error.

“Mi respuesta es sencilla- ese no es el problema”, dijo la ejecutiva en un comunicado a los trabajadores de GM y en referencia al potencial daño a la imagen de la compañía que representa llamar a revisión 1,6 millones de vehículos y admitir que el defecto ha causado al menos trece muertos en Estados Unidos.

“Los vehículos que hacemos hoy en día son los mejores que podemos recordar y estoy segura de que no tendrán problemas por sus propios méritos. Y la reputación de nuestra compañía no estará determinada por la llamada en sí misma, sino por cómo respondemos al problema”, dijo Barra.

“Aunque lamento profundamente las circunstancias que nos han colocado en esta situación, aprecio cómo la GM de hoy ha respondido hasta el momento”, añadió Barra.

En un principio GM dijo que el defecto, que fue detectado en 2003 ó 2004 pero que fue ignorado durante años por la empresa, había causado trece muertos en Estados Unidos.

Pero una organización de defensa de los consumidores dijo la semana pasada que la cifra real era al menos de 303 personas, según la información extrapolada de la base de datos sobre accidentes de las autoridades federales estadounidenses.

Las acciones de GM están siendo cuestionadas ahora por cuatro investigaciones, una de ellas de la propia compañía, que ha contratado a dos equipos de abogados externos para auditar su reacción.

GM realizó este lunes otras tres llamadas a revisión, por un total de 1,7 millones de vehículos, y dijo que la acción era una muestra de que la compañía se toma muy en serio la seguridad de sus clientes.

Barra dijo que ha solicitado a su equipo “que redoble sus esfuerzos en las revisiones pendientes de productos, las adelanten y las resuelvan con rapidez. Esta es la GM de hoy en día”.

“El anuncio de hoy subraya el enfoque que estamos colocando en la seguridad y tranquilidad de nuestros clientes. Estamos llevando a cabo una intensa revisión de nuestros procesos internos y tendremos nuevos anuncios a medida que avanzamos”, añadió Barra.

Etiquetas: