Fox, presunto conspirador

Políticos vinculados en protestas contra Nicolás Maduro

El ministro del Interior de Venezuela, Miguel Rodríguez, muestra "pruebas" de la presunta conspiración

MIAMI, Florida.- El régimen de Nicolás Maduro colocó el dedo acusador contra Washington, dirigentes de la oposición y la comunidad venezolana en Miami, inculpándoles de haber planificado y financiado las protestas estudiantiles que desde hace tres meses sacuden ese país, informa “El Nuevo Herald”.

El objetivo de lo que vendría siendo una presunta masiva conspiración internacional es derrocar al gobierno de Maduro para contener la propagación continental de la ideología bolivariana y asumir el control de la mayor reserva petrolera del planeta, denunció en rueda de prensa el ministro de Interior venezolano, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres.

“Lo que está viviendo Venezuela es sin duda alguna un plan de conspiración insurreccional con fines claros de derrocar al gobierno legítimamente instaurado en el país y ese plan obedece a un objetivo estratégico permanente del Departamento de Estado de los Estados Unidos”, declaró anteayer viernes el ministro.

“Quieren impedir la propagación del pensamiento bolivariano porque un pequeño país petrolero le señala al mundo que hay otro rumbo posible y otra forma de construir la sociedad”, aseguró.

Anunció que el régimen ha arrestado en los últimos meses a 58 extranjeros vinculados con las protestas, incluyendo a un ciudadano estadounidense.

El ministro presentó una lista de personas que estarían vinculadas a la conspiración, incluyendo al ex presidente colombiano Alvaro Uribe, el ex presidente mexicano Vicente Fox, los ex subsecretarios de Asuntos Hemisféricos del Departamento de Estado Roger Noriega y Otto Reich, y al ex embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas, Diego Arria.

Rodríguez Torres también implicó a los líderes opositores Leopoldo López, María Corina Machado, Antonio Ledezma, Pablo Medina, a varios dirigentes estudiantiles, y a Gene Sharp, un activista de la protesta no violenta.

Un papel estratégico en la presunta conspiración fue atribuida al escritor Gustavo Tovar Arroyo, quien Rodríguez Torres describió como “el gran articulador” de la conspiración, al mantener “contacto permanente” entre los actores.

Como prueba, el ministro presentó fotos en las que Tovar Arroyo con algunos de los presuntos conspiradores, incluyendo los ex presidentes Fox y Uribe y Gene Sharp.

Desde Miami, las operaciones de desestabilización estarían siendo conducidas por el banquero venezolano Eligio Cedeño, el activista José Antonio Colina y el bufete de abogados Tew Cárdenas.El ministro dijo que Cedeño financió las jornadas de protestas en Venezuela y al bufete de abogados, donde trabaja el esposo de la congresista Ileana Ros-Lehtinen, de armar expedientes contra el régimen de Maduro.Según Rodríguez Torres, Cedeño también sostuvo reuniones con Fox en el 2010 para discutir la elección de un líder para que dirigiera la “ola de violencia” en Venezuela.Cedeño se mostró sorprendido por las palabras de Rodríguez Torres.”Yo no sé de que está hablando el ministro”, dijo Cedeño a el Nuevo Herald desde Miami. “Yo no conozco a Vicente Fox. Según el régimen, yo soy el culpable de todo. Yo soy el que sube el dólar, yo soy el que hago las marchas, yo soy el que tumba el gobierno”.La congresista Ros-Lehtinen también rechazó las acusaciones.”Estas controversias paranoicas y acusaciones lanzadas por el régimen venezolano contra Estados Unidos y ahora contra mi esposo no son verdad”, la congresista dijo en un comunicado.”El anuncio de hoy (viernes) por el ministro del Interior es solamente otro intento de parte de Maduro para distraer la atención de los abusos a los derechos humanos, la censura a la prensa, la alta inflación, los recortes de alimentos y las fallas económicas, por los cuales el régimen es responsable”, agregó.Las palabras del ministro también fueron rechazadas por Colina, quien preside una ONG en Miami dedicada a brindar ayuda a los exiliados venezolanos.”Lo único que hemos venido haciendo es denunciar las violaciones a los derechos humanos y la pretensión del régimen de Nicolás Maduro de acabar con la protesta pacífica en Venezuela”, comentó Colina desde Miami.”Este es el mismo libreto que han utilizado durante 15 años para distraer la atención y para acusar a personas que de una y otra forma se atreven a denunciar lo que realmente está pasando en el país”, advirtió.Durante la rueda de prensa, Rodríguez Torres dijo que el régimen arrestó a varios extranjeros que presuntamente han estado vinculados con las protestas de los estudiantes, incluyendo al estadounidense Todd Michael Leininger, y a los colombianos Luis Enrique Liscano Villamizar y Gualberto Soto.Otro de los extranjeros detenidos es Gabriel Alejandro Reyes Beltrán, quien sería solicitado por el gobierno español y es buscado por Interpol y habría actuado como “un entrenador para los estudiantes en el Táchira en el tema de la guarimba (las barricadas)”, precisó el ministro.El ministro dijo que una de las líneas de ataque de los conspiradores es relacionar a funcionarios del régimen de Maduro con el narcotráfico y terrorismo para convencer a la comunidad internacional que Venezuela, bajo la conducción del chavismo, se ha convertido en una nación “forajida”.Rodríguez Torres también acusó a Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, de participar en el supuesto complot, al brindar asistencia lógistica a los manifestantes.”Nosotros tenemos suficiente trabajo en esta materia para aseverar esta teoría y asegurar que lo que está ocurriendo proviene de ese objetivo estratégico”, agregó en la rueda de prensa que comenzó con frases bíblicas como “la verdad os hará libres”.




Volver arriba