Fallece Jeremiah Denton, prisionero de guerra en Vietnam durante 8 años

 

WASHINGTON  (EFE).- Jeremiah Denton falleció hoy a los 89 años de edad en la apacible ciudad costera de Virginia Beach (Virginia) tras convertirse en un ejemplo de heroísmo y resistencia en EE.UU. al pasar 8 años como prisionero de guerra en Vietnam.

El contraalmirante retirado Denton fue sometido a torturas en prisiones del antiguo Vietnam del Norte entre 1965 y 1973 y pasó la mitad de su cautiverio en total aislamiento, lo que le llevó al límite de la cordura y a casi morir de hambre.

Denton alcanzó fama mundial al desafiar a sus captores en una entrevista preparada por la propaganda vietnamita en la que al tiempo que decía a su entrevistador que era tratado adecuadamente parpadeaba en código morse la palabra “tortura”.

Gracias a esa aparición, emitida en 1966 y en la que se ve a un temeroso Denton con su uniforme de preso y aspecto frágil, el Gobierno estadounidense escuchó directamente de un prisionero de guerra de Vietnam la confirmación de que eran sometidos a un trato cruel.

El avión que Denton pilotaba fue derribado al sur de Hanoi (capital del antiguo Vietnam del Norte) en julio de 1965 y él consiguió saltar en paracaídas a tiempo, pero fue capturado por fuerzas comunistas.

El piloto, originario del estado sureño de Alabama y padre de siete hijos, pasó por la temida prisión de Hoa Lo, también conocida como el “Hanoi Hilton”, donde estuvieron presos el senador y candidato presidencial republicano John McCain y otros soldados que acabarían en lo más alto de la política como James Stockdale o Sam Johnson.

El propio Denton probó suerte en el terreno político a su vuelta a Estados Unidos y en 1980 se convirtió, contra todo pronóstico, en senador republicano por Alabama, puesto que ocupó durante seis años defendiendo sus ideas conservadoras.

El exmilitar escribió junto con Ed Brandt un libro sobre sus experiencias como prisionero de guerra titulado “When Hell Was in Session”, que posteriormente fue llevado al cine.

En él explica las torturas a las que fue sometido, además de cómo los presos estadounidenses desarrollaron una serie de códigos a través de toses o estornudos, que no fueron detectados por los carceleros debido a la mala salud de los reclusos.

Denton era uno de los oficiales de más alto rango detenidos por los norvietnamitas y a su regreso fue promovido al rango de contraalmirante y galardonado varias veces con medallas militares al valor.




Volver arriba