Empleados de cadenas de comida rápida exigen en Washington un salario digno

 

WASHINGTON (EFE).- Cerca de un millar de trabajadores de restaurantes de comida rápida secundaron hoy en Washington la movilización convocada en todo Estados Unidos para exigir un “salario digno” y criticar la creciente desigualdad económica.

Con pancartas de “No podemos sobrevivir con 7,25 dólares” (salario por hora), un centenar de ellos, contratados por McDonald’s, se manifestaron a la puerta del Museo del Aire y del Espacio del Mall de la capital estadounidense.

“Lo que nos pagan no es justo, no tenemos vacaciones, ni seguro médico”, indicó a Efe Gonzalo Morales, de origen mexicano, que trabaja desde hace tres años en el McDonald’s que sirve hamburguesas a los visitantes del museo.

“Tengo tres trabajos, y lo que gano no me da para mantener a la familia, voy apurado, no me da”, insistió Morales, de 53 años.

Junto a Morales participaron en la protesta otros empleados de la cadena de comida rápida y varios legisladores, quienes pidieron al presidente Barack Obama que actúe y presione al Congreso para elevar el salario mínimo, como ya ha pedido el mandatario.

“Sabemos que el presidente Obama tiene el corazón de nuestro lado, pero necesitamos que su firma también esté de nuestro lado”, aseguró Keith Ellison, como representante demócrata por Minesota.

Muchos de los trabajadores que protestaban hoy son empleados de empresas de comida rápida subcontratadas en edificios federales, por lo que exigían al mandatario que ratifique una orden ejecutiva en la que se garantice un salario mejor.

Las manifestaciones son parte de una movilización nacional en un centenar de ciudades de todo Estados Unidos con la misma reivindicación- elevar el actual salario mínimo federal de 7,25 dólares a 15 dólares la hora.

Organizaciones como “Fast Food Forward”, coordinadoras del evento, han alertado que mientras las empresas gozan cada vez de mayores beneficios, los empleados deben recurrir a asistencia pública para poder llegar a final de mes y sostener a sus familias.




Volver arriba