EE.UU. toma nuevas medidas

Asignarán más recursos para la crisis de migración

"Bienvenidos todos los niños" dice este cartel de un activista

WASHINGTON (El Universal, Notimex y EFE).- El Departamento de Justicia anunció ayer nuevas medidas para afrontar el problema migratorio de menores no acompañados, que incluyen trabajar con el gobierno mexicano para investigar y procesar penalmente a traficantes.

Las medidas anunciadas por el subprocurador general James Cole incluyen la reasignación de recursos de la Oficina Ejecutiva para la Revisión de Inmigración de esa dependencia, a las cortes migratorias para adjudicar los casos de inmigrantes que recientemente cruzaron la frontera sur del país.

El propósito es aumentar la capacidad para adjudicar casos de inmigrantes que ya están en proceso de deportación con la contratación de más jueces migratorios, para agilizar su repatriación o asegurar protección a aquellos que buscan asilo.

Cole indicó que la dependencia redoblará los esfuerzos para trabajar con otras agencias federales y el gobierno de México para investigar y procesar penalmente a aquellos que trafican con migrantes a los Estados Unidos.Asimismo, anotó que el Departamento de Justicia está buscando fondos de la partida suplemental para emergencias del presidente, a fin ayudar a países centroamericanos en el combate del crimen transnacional y la amenaza que de las pandillas criminales como estrategia para abordar uno de los factores de la migración forzada.También anotó que en los próximos días se reunirá con cinco fiscales de Estados Unidos que representan los distritos de la frontera con México para conformar una estrategia a fin de desmantelar las organizaciones criminales de contrabando humano que están facilitando la transportación de menores no acompañados.La dependencia propuso establecer asesores legales y de aplicación de la ley para ayudar a interrumpir y desmantelar las operaciones el contrabando de inmigrantes.”Los individuos que se embarcan en la peligrosa jornada de Centroamérica a Estados Unidos son objeto de crímenes violentos, abusos y extorsiones al depender en redes peligrosas de contrabando humano para transportarlos”, señaló Cole.Asimismo, recordó que Estados Unidos reconoce la obligación de ofrecer cuidado humanitario para niños y adultos arrestados en las fronteras, pero destacó que también hará lo que sea necesario para detener los flujos de ese “peligroso patrón migratorio .Cole viajó ayer a la estación en McAllen, Texas, de la Oficina de Aduanas Protección de la Frontera para “ver la situación urgente en la frontera.En tanto, Juan Osuna, director de la Oficina Ejecutiva para la Revisión de Inmigración testificará ante el Comité de Seguridad Doméstica y Asuntos Gubernamentales del Senado para informar sobre los esfuerzos del Departamento de Justicia para contribuir a la respuesta de la administración Obama a la oleada migratoria.

Por su parte, el secretario de Relaciones Exteriores de México, José Antonio Meade, destacó ayer la necesidad de darle atención en el “corto plazo” a los niños centroamericanos que viajan solos hacia Estados Unidos.

En una entrevista, Meade dijo que más allá de la reflexión de responsabilidades que deben hacer los países, lo primero es “generar un espacio de atención” para a los niños migrantes.

“Lo primero que tenemos que hacer entre todos es atender la coyuntura en materia de darles atención a los niños”, declaró el secretario.Meade consideró que debatir sobre la responsabilidad compartida que hay entre países expulsores, de tránsito y de destino no es el que más ayuda a solucionar el tema de los niños que migran hacia Estados Unidos sin compañía.Después de atender este problema, “toca hacer una reflexión de cómo podemos generar mejores condiciones de paz, inclusión y prosperidad en la frontera sur y Centroamérica”, aseveró.El titular de Relaciones Exteriores afirmó que el combate a los traficantes de personas, que es uno de los ejes impulsados por el presidente Enrique Peña Nieto, ha sido tratado en el Sistema de Integración Centroamericana.”Hay quien plantea que debemos homologarlo, pero un primer elemento común es que todos tenemos (ese delito) tipificado de la misma manera”, si bien las penalidades son distintas, apuntó.El intercambio de información, buscar instancias de cooperación entre fiscalías, inteligencia coordinada y mejorar las prácticas consulares son algunas de las acciones tomadas en el Sistema de Integración, detalló el canciller.”Estados Unidos también debería participar. Está en diálogo con nosotros y ha tenido espacios con Centroamérica. Sí, Estados Unidos está en la mesa y participa con lo que le toca a ellos”, añadió Meade.El flujo de menores migrantes centroamericanos que viajan solos desde sus países hacia Estados Unidos empujados por la violencia ha crecido en los últimos meses y se ha convertido en un problema regional al punto que Amnistía Internacional exigió de medidas de protección entre ellas que no puedan ser detenidos en estaciones migratorias.




Volver arriba