EE.UU. pide a sus ciudadanos abandonar Libia

WASHINGTON, Estados Unidos (EFE).- El Departamento de Estado de EE.UU. emitió hoy una alerta de viaje en la que pide a sus ciudadanos que abandonen Libia “inmediatamente” y evitar todo desplazamiento a ese país debido a la crisis política y de seguridad que atraviesa la nación norteafricana.

A consecuencia de la situación “inestable e impredecible” en Libia, Estados Unidos ha reducido el personal de su embajada en Trípoli y sólo puede ofrecer servicios de emergencia “muy limitados” a los ciudadanos estadounidenses que residen en ese país, indica la alerta de viaje.

Libia atraviesa una profunda crisis política y de seguridad desde el pasado día 16, cuando el general retirado Jalifa Hafter protagonizó una sublevación armada en la ciudad oriental de Bengasi.

En su alerta, el Departamento de Estado explica que los ciudadanos estadounidenses en Libia se exponen a ser víctimas de secuestros, ataques violentos y asesinatos.

“La incidencia del crimen continua siendo muy alta en muchas partes del país. Además, varios grupos extremistas han lanzado amenazas específicas contra los ciudadanos e intereses estadounidenses en Libia”, indica la alerta.

“El Gobierno libio no ha sido capaz de mejorar la seguridad después de la revolución de 2011. Muchas armas militares continúan en manos de particulares, incluso armas que pueden ser usadas contra la aviación civil”, precisa.

Desde la caída del régimen de Muamar al Gadafi, Bengasi ha sido escenario de numerosos asesinatos y atentados y, aunque la mayor parte han sido dirigidos contra miembros de las fuerzas de seguridad, también activistas políticos, jueces y periodistas han sido blanco de estos ataques.

El pasado 16 de mayo, el general retirado Jalifa Hafter, al frente de milicias y grupos paramilitares fieles, lanzó una ofensiva contra varias milicias de Bengasi a las que considera responsables de estos ataques.

El asalto encabezado por Hafter, que responsabiliza a las milicias islamistas y a los grupos terroristas islámicos de la oleada de asesinatos en el este del país, ha desatado una profunda crisis política en Libia y ha hecho saltar las alertas de numerosos países que temen un eventual colapso del sistema político libio.




Volver arriba