EE.UU.: Indemnizan a policías por discriminación

SANTA ANA, California, EE.UU. (AP).- Un jurado federal otorgó el jueves más de 3,5 millones de dólares a tres policías de Westminster que alegaron les fueron negados ascensos por ser hispanos.      

El jurado deliberó cuatro días antes de emitir el fallo a favor de José Flores, Ryan Reyes y Brian Pérez en su demanda por discriminación y represalia contra el gobierno municipal de Westminster, en el condado Orange; el jefe de la policía de Westminster, Kevin Baker, y tres ex jefes de policía, dijo Víctor Viramontes, uno de sus abogados.      

Los policías patrulleros “opinan que es una victoria significativa”, señaló Viramontes. “Para ellos fue muy difícil presentar la demanda, poner en peligro su carrera… Están muy agradecidos al sistema federal de justicia”.      

Los jurados determinaron que la ciudad de Westminster debe pagar 260.000 dólares en daños y perjuicios por represalias y los jefes policiales deben erogar el resto.      

Sin embargo, Melanie Poturica, abogada que representó al gobierno municipal y a los jefes policiales, dijo que el jurado no encontró ninguna señal de que la policía municipal mostrara patrón alguno de discriminación contra policías hispanos y que la discriminación no fue “un factor sustancial de motivación” en el hecho de que los agentes no hayan ascendido.      

Es posible que los jurados hayan concluido que los jefes policiales discriminaron, pero el documento del veredicto es “confuso”, dijo Poturica, al tiempo que añadió que cuando lo leyó no encontró nada que dijera que los jefes policiales habían discriminado a los demandantes.      

Es posible que el gobierno municipal estudie la posibilidad de presentar una moción para un nuevo juicio o una apelación, dijo Poturica.   “Son veredictos con inconsistencias”, dijo.      

La demanda, presentada en 2011, alegaba que la policía de Westminster negó a los agentes en cuestión asignaciones especiales como al equipo de reacción especial SWAT o como detectives, y rechazó sus intentos de ascender a sargento mientras que otros agentes menos experimentados o calificados sí resultaron beneficiados.  “Estos agentes tienen más de 40 años de servicio entre todos y ninguno es detective”, dijo Viramontes.      

Los policías también alegaron que había señales de discriminación en el departamento, como un letrero que decía literalmente “Sólo blancos” colocado en la estación casi dos decenios antes y retirado posteriormente.      

Flores y Reyes también alegaron que fueron disciplinados en represalia por presentar denuncias de discriminación ante las autoridades del estado. Reyes fue reprendido por demorarse mucho en llenar documentos y Flores por no responder a una llamada sobre un altercado familiar. “Los reportaban por hacer las cosas que son práctica común en la oficina”, dijo Viramontes.      

Pérez estuvo en servicio activo en la Infantería de Marina entre 2008 y 2013 _salvo por un mes_, incluido un año en Afganistán, así que era difícil darle una asignación especial, alegó Poturica durante el juicio.      

Los hispanos forman aproximadamente el 15% de los 90 agentes de esa fuerza policial y varios han sido ascendidos, pero por lo general los envían a patrullar el centro comercial local, que se considera un “callejón sin salida” profesional, dijo Viramontes.




Volver arriba