EE.UU. desea conservar datos telefónicos más tiempo

WASHINGTON, Estados Unidos (AP).- El Departamento de Justicia solicitó a un tribunal federal secreto que le permita al gobierno conservar los registros telefónicos recolectados por la Agencia de Seguridad Nacional más allá de un plazo límite de cinco años, bajo el argumento de que está obligado a retener evidencia en las demandas que enfrenta.     

Los datos recolectados bajo los programas de vigilancia de registros telefónicos de la NSA (siglas en inglés de la agencia) deben ser destruidos en un máximo de cinco años, pero los abogados del gobierno están solicitando que dichos registros sean conservados durante más tiempo para su uso como evidencia potencial en demandas pendientes de resolver.     

El Departamento de Justicia indicó que tiene la obligación legal de identificar, ubicar y mantener información que pudiera ser usada como evidencia en tales demandas que de otra manera sería destruida.     

La Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles (ACLU), el senador Rand Paul, la Primera Iglesia Unitaria de Los Angeles y el organismo activista Electronic Frontier Foundation (Fundación Fronteras Electrónicas) se encuentran entre los que están demandando para que el programa de registros telefónicos sea declarado inconstitucional.  “Esto es sólo una distracción”, dijo por escrito Jameel Jaffer, subdirector legal de la ACLU, en un comunicado. “No tenemos ninguna objeción para que el gobierno elimine esos registros. Ya que están ahí, deberían borrar toda la base de datos”.     

La solicitud fue efectuada en un documento judicial interpuesto ante el Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera de Estados Unidos. Esa corte no ha emitido un fallo en torno a la solicitud, que fue dada a conocer el miércoles. El gobierno no especifica por cuánto tiempo cree que los registros deberían ser guardados, pero señala que cualquier orden debería permitir al gobierno mantener la información “hasta que sea liberado de sus obligaciones de conservación, o hasta nueva orden de esta corte”.     

El Departamento de Justicia indicó que los analistas de inteligencia no tendrían acceso a los registros retenidos más allá del periodo de cinco años y que los datos serían conservados solamente para “propósitos de cumplir con sus obligaciones de conservar evidencia que pudiera ser relevante en procesos civiles en curso”.  




Volver arriba