Damnificados del sismo en Chile exigen ayuda

SANTIAGO, Chile (AP).— Vecinos del sector alto de la ciudad chilena de Iquique que resultaron damnificados por el terremoto de 8,2 grados que afectó el norte del país el martes protestaron el sábado con barricadas en demanda de ayuda. Centenares de pobladores del sector de Laguna Verde incendiaron neumáticos y basura, al tiempo que aseguraron que hay más de 250 casas con problemas estructurales graves.

Pese al daño, “la gente sigue quedándose en sus casas por miedo a que les entren a robar”, afirmó la presidenta de la junta de vecinos del sector, Ada Cortés.

Otra habitante del sector, Patricia Brito, denunció que están “abandonados por las autoridades” y que “desde el primer terremoto estamos sin luz ni agua”. “Anoche intentaron robar una casa y hubo peleas, pero tenemos que cuidarnos entre nosotros porque hay más de mil personas afectadas acá”, agregó.

Hasta el lugar llegó el secretario regional de Vivienda, Luis Astudillo, quien se comprometió con los vecinos a traerles ayuda, realizar un catastro de casas dañadas e instalar baños que operan con sustancias químicas debido a la falta de agua.

En tanto, los ministros del Interior, Rodrigo Peñailillo, y de Defensa, Jorge Burgos, iniciaron el sábado un recorrido por las zonas más afectadas para coordinar la segunda etapa de las labores de ayuda.

“La presidenta (Michelle) Bachelet nos pidió ver lo que ocurrió en los pueblos del interior de la región afectada. Lo haremos por vía terrestre o aérea”, afirmó Peñailillo. “Estamos trabajando para restablecer la normalidad en la vida de las personas”. Por su parte, la ministra de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball, entregó un primer catastro de los daños a viviendas en Arica, Iquique y zonas aledañas.

Según su reporte, hay 9.400 viviendas con daños en cuatro comunas de la región de Tarapacá. Mil de ellas presentan daños graves, “la mayoría irreparables”, señaló la ministra. En Arica, en tanto, hay 147 viviendas con daños graves, dijo.

“Vamos a seguir ahora con el catastro más fino, es decir, el casa a casa de esta primera aproximación general, que se hace con una ficha que catastra no solamente los daños de la vivienda sino también la situación de las familias”, afirmó.

Dijo también que se coordinó con cada uno de los municipios de las localidades afectadas “el dar inicio ya a las demoliciones de las casas que son irrecuperables y que representan un peligro para las personas que habitan en ellas y que circulan a su alrededor”.




Volver arriba